Familiares de Andy García: “No sólo la seguridad del Estado es quien maltrata y amenaza”

Roxana García Lorenzo, hermana del preso político Andy García, expuso este miércoles 31 de agosto las arbitrariedades que sufre Andy García Lorenzo en las mazmorras del régimen. 
Familiares de Andy García: “No sólo la seguridad del Estado es quien maltrata y amenaza”
 

Reproduce este artículo

Roxana García Lorenzo, hermana del preso político Andy García, expuso este miércoles 31 de agosto las arbitrariedades que sufre Andy García Lorenzo en las mazmorras del régimen. 

Tras realizar una visita a la prisión donde se encuentra su hermano privado de libertad, la joven realizó una directa en Facebook en la que explicó que “todos los cubanos no somos iguales” y que la familia del opositor recibe un trato diferenciado por parte de los carceleros. 

“No sólo la seguridad del Estado es quien maltrata y amenaza”, denunció García Lorenzo, y apuntó a que “también oficiales del centro penitenciario” abusan de su poder, siguiendo “órdenes así recto como caballos, sin mirar para el lado, sin ver lo que está bien o lo que está mal”. 

Según le confesó Andy a su hermana y a su padre durante la visita, "está recibiendo bastante maltrato por parte de muchos de los oficiales que están allí con él, bastantes amenazas. Por cualquier cosa lo sacan de la fila por donde él está y le llaman la atención sin justificación ninguna”.

Tras la visita a la prisión, los familiares admiten sentirse “atormentados y dolidos”, pues alegan que, tras conocer los desmanes que sufre Andy, es muy difícil tener que dejarlo “tras las rejas y sobre todo en este caso, cuando es por una causa justa y al mismo tiempo está injustamente encarcelado”.

Según explicó Roxana, Andy es tratado como un reo de alta peligrosidad: “se encuentra ahora en un destacamento con personas reincidentes, en lugar de estar en un destacamento de personas primerizas, como lo es mi hermano”. 

A ello se suma que Andy estuvo preso en ese centro penitenciario hace aproximadamente un año, cuando se declaró plantado y “le hicieron pasar todo tipo de malos tratos, de cosas inhumanas, violaciones de derechos humanos”.

Roxana también alegó en su directa que sus experiencias desmienten el discurso del régimen de que “en Cuba no existen los presos políticos”, o de que a los “presos que están por causas políticas les dan el mismo trato que al resto de los de los reclusos”. 

“Luego de estar bastante tiempo esperando por personas que nos atendieran, nos recibieron las pertenencias. Luego nos llevaron. Tuvimos que pasar por alrededor de seis puertas de seguridad con candado y cosas. Nos llevaron para el salón de visita donde estaban el resto de las familias con sus familiares. Luego de estar allí, en ese lugar, nos dijeron que no, que nuestra visita sería aparte, que nuestra visita no iba a ser una visita común. Nos trasladaron después por tres rejas más para atrás”, relata García Lorenzo.

El sitio donde finalmente pudieron reunirse con Andy fue un cuarto destinado a las visitas de reos de “máxima seguridad” o de “personas que están en celdas de castigo”. La joven lo describe como “un un lugar oscuro, donde no había corriente”. 

“En ese lugar no había una bombilla, no había una luz, no había nada. Estaba completamente oscuro. Nos metieron para allí y al cabo del rato, trajeron a mi hermano. Nosotros pedimos que nos pusieran una luz y no la ponían”, explicó Roxana, y agregó que durante las dos horas que estuvieron en aquel lugar permanecieron encerrados mientras los guardias patrullaban la puerta.

Sin embargo, cuando creían que todo había terminado, les esperaba otra experiencia desafortunada: “Separaron a mi familia, nos llevaron para otra oficina donde sacaron todas nuestras pertenencias, donde sacaron todas las cosas que traíamos, nos revisaron todos los bolsos nuevamente, esto es algo que nunca se hace, ni siquiera con los presos de máxima seguridad, solamente lo hacen con Andy. Y esto lo decimos porque nos encargamos de averiguar y de preguntar al resto de los familiares que había allí cuando salimos”.

Según sospecha Roxana, los guardias buscaban alguna nota o soporte del cual poder extraer algún tipo de información, de forma arbitraria y sin justificar su proceder: “nos revisaron todos los bolsos, nos revisaron todas las cosas de nuevo, haciéndonos sentir mal, maltratándonos, hablándonos en mala forma. Nosotros preguntamos ¿por qué la visita era aparte? y no nos dijeron nada ¿por qué nos revisan los bolsos? no nos dijeron. Luego salimos”.

La familia continúa presionando al régimen, denunciando sus atropellos y exigiendo la libertad de Andy. Inmersos en la incertidumbre, desconocen “cuál va a ser la fecha exacta en la que va a salir”, porque saben que “la seguridad del Estado hace lo que le da la gana”.

Recientemente, la organización Cubalex denunció en su perfil de Twitter que el preso político Andy García Lorenzo se encuentra “incomunicado una vez más por defender a un preso”.  

“¡Guardia, esas esposas están muy ajustadas y usted lo sabe! Fueron las  palabras que bastaron para dejarlo un mes sin llamadas”, publicó la ONG en la citada red social. 
Tras conocer la arbitraria medida, el activista Pedro López declaró en Facebook que “tal parece que no solo castigan nuestro activismo en nuestras personas (detenciones, actos de repudio, secuestros, golpes y un largo etcétera), sino que también le hacen pagar a él”.
 

Recomendaciones

 

Relacionados