Liberan a opositor cubano Pablo Moya Delá cuando su vida peligra

Así está el opositor cubano Pablo Moya Delá, tras salir de prisión donde se encontraba desde octubre de 2020
 

Reproduce este artículo

La salud del opositor cubano Pablo Moya Delá se deteriora cada día más, tras ser liberado de prisión, donde se encontraba desde octubre de 2020 por una protesta pacífica, donde exigía el cese de la represión y el abastecimiento en tiendas estatales de insumos de primera necesidad.

Según contó su hijo, Daineris Moya García, "no por que sea mi padre voy a dejar de decir que Pablo Moya Delá es un hombre de bien, de principios, un hombre que puede andar con la frente en alto por la  DIGNIDAD y el DECORO que lo caracteriza".

A Moya Delá lo mantuvieron varios días recluido en la Oncena Unidad de San Miguel, y luego lo trasladaron en huelga de hambre y en calidad de 'ilegal', hacia Santiago de Cuba.

El anciano ha realizado su activismo pacífico sobre todo en la capital, donde residía desde hace algunos años con su esposa.

A finales de diciembre anterior fue trasladado al centro penitenciario Boniato, la prisión de mayor severidad en Santiago de Cuba.

"Mientras yo publicaba sobre los maltratos físicos y psicológicos además de la falta de atención médica, el jefe de la prisión de Boniato me comunicaba vía telefónica que esto no era cierto. Cuando mi tía, hermana de mi padre y yo le dijimos que mi padre se encontraba en huelga de hambre porque fue agredido, donde resultó lesionando, este señor negándose a revelar su nombre nos dijo que eso era un montaje, que nada de eso estaba sucediendo con mi padre (...) Estas gentuzas sí que no tienen escrúpulos ni mucho menos moral", agregó Moya García.

El promotor de Cuba Decide padece de hipertensión arterial y cardiopatía, enfermedades que se le agudizaron por la falta de atención médica en prisión.

También realizó varios huelgas de hambre en la cárcel, la última de 40 días aproximadamente.

El activista de 65 años lleva un tiempo en una sala del hospital Clínico Quirúrgico de Santiago de Cuba, debido al agravamiento de su salud. Fue este 19 de agosto que le otorgaron la libertad extrapenal. 

Este hombre es un cuentapropista lleva años denunciando sus problemas y los de muchos emprendedores en Cuba.

Durante una entrevista con ADN Cuba en julio de 2020, opinó que el gobierno cubano no quiere que sus ciudadanos prosperen.

"Ellos (gobierno) no quieren que haya desarrollo económico en el individuo", expresó entonces a la revista.

La ONG Prisoners Defenders reporta más de 150 presos políticos en la Isla, una cifra que está en constante aumento tras las protestas populares del 11 de julio.