Manifestante con petición de 30 años lleva 10 días en huelga de hambre: “lo necesitamos libre”

El preso político Yosvany Rosell García Caso, quien enfrenta una condena a 30 años de cárcel por manifestarse el 11 de julio en Cuba, llegó a diez días en huelga de hambre
Yosvany Rosell García Caso y su familia
 

Reproduce este artículo

Este lunes el preso político Yosvany Rosell García Caso, quien enfrenta una condena a 30 años de cárcel por manifestarse el 11 de julio en Cuba, llegó a diez días en huelga de hambre, aseguró su esposa Mailín Sánchez.

García Caso se encuentra en la prisión provisional de Holguín y el pasado 14 de enero le ratificaron en su juicio la petición fiscal de 30 años de privación de libertad, por el supuesto delito de “sedición” durante las protestas antigubernamentales ocurridas el verano pasado, en más de 60 localidades de la isla. Ese día, el manifestante y padre de tres menores comenzó la huelga.

Otras cuatro personas juzgadas, que también habían decidido protestar negándose a comer, ya comenzaron a ingerir alimentos, dijo Sánchez a Radio Martí. La esposa del manifestante fue citada este lunes a la prisión por la policía política, ante el deterioro de las condiciones físicas de García Caso.

“Ayer me llamaron que fuera hoy a la prisión porque mi esposo continúa plantado, Yosvany sigue en huelga y negado a todo. No quiso ni recibir la visita mía el jueves, no quiere nada, y solo reclama su inmediata libertad”, declaró Sánchez.

Su esposo está incomunicado desde hace casi dos semanas. “Desde el día 10 de enero, en la víspera del juicio, que le permitieron una llamada telefónica de cinco minutos, no hablo con él (…). Yosvany es el único que se mantiene en huelga, los demás ya comenzaron a alimentarse, y también les pusieron sueros en la enfermería de la prisión”, dijo.

“Mi esposo se encuentra en huelga de hambre desde el 14 de enero, exigiendo justicia para él, con una injusta petición fiscal de 30 años de prisión. Están acabando las autoridades con esta familia; esta es su familia, que lo quiere libre y en la casa ya. Quiero justicia y libertad para Yosvany Rosell García Caso. Nosotros lo necesitamos libre”, exigió su esposa junto a los tres menores, en un video publicado en redes sociales.

García Caso, de 32 años de edad, convocó a sus vecinos a salir a las calles a protestar pacíficamente contra la falta de electricidad en la zona. En vísperas de su juicio, emitió un mensaje desde la prisión en el que advierte que iniciaría una huelga de hambre para denunciar las injusticias de su caso.

“Yo, Yosvany García, preso político del 11 de julio, me voy a plantar después del juicio para que tengan que tomar una medida justa conmigo, ya que todo lo que están haciendo es arbitrario, y están violando todos los derechos de nosotros”, denunció el joven obrero en un audio.

“No he cometido delito. Y me voy a plantar hasta las últimas consecuencias”, añadió. En un video publicado por Radio República, Sánchez recalcó que su pareja pedía “Democracia, Patria y vida, y libertad”.

Yosvany Rosell García Caso es padre de tres hijos menores, herrero con licencia y tiene un taller de soldadura en la capital holguinera. Con su trabajo por cuenta propia sustentaba el hogar hasta que fue detenido arbitrariamente.

El martes 11 de enero comenzaron los juicios contra un grupo de 20 manifestantes del 11J en Holguín, incluyendo 4 menores de edad. El régimen los acusó de varios delitos, entre ellos “sedición”, organización y participación en manifestaciones violentas para “alterar el orden social socialista consagrado en la Constitución” y de mantener vínculos con contrarrevolucionarios fuera de Cuba a través de las redes sociales.

En cambio, “en la petición fiscal la dictadura reconoció que armó a cerca de 40 personas en el reparto Plaza de la ciudad de Holguín con palos para hacer un cordón de seguridad que le impidiera el paso a los manifestantes”, denunció el Directorio Democrático Cubano en un comunicado.