Madre de preso cubano desconfía de informaciones de sus carcelarios

Autoridades de la prisión Kilo 8 en Camagüey informaron a la familia de Leandro Cerezo Sirut que el preso está recibiendo atención psiquiátrica dentro de la cárcel, luego de la presión ejercida por su madre y los medios de comunicación para obtener noticias sobre su estado.
Leandro Cerezo Sirut en prisión
 

Reproduce este artículo

Autoridades de la prisión Kilo 8 en Camagüey informaron a la familia de Leandro Cerezo Sirut que el preso está recibiendo atención psiquiátrica dentro de la cárcel, luego de la presión ejercida por su madre y los medios de comunicación para obtener noticias sobre su estado.

María Victoria Sirut Reyes, la madre del preso político, supo por su hermana que Leandro recibe un tratamiento pero no se tienen detalles sobre el mismo.

Sirut Reyes no tenía noticias sobre su hijo desde noviembre de 2020 y temía por su vida, por lo cual exigió fe de vida recientemente.

“Hoy en horas del mediodía hora de Cuba el jefe de la prisión Kilo 8 de Camagüey Juan Miguel hizo una llamada telefónica a mi hermana para supuestamente hacerle saber sobre mi hijo. Le dijo q ayer lo había atendido un psiquiatra y q le indicó un tratamiento del q no enfatizó de q se trataba dicho tratamiento , también le hizo creer q el estaba muy interesado en q Leandro se recuperará de la crisis x la q esta atravesando , cosa q pongo en dudas x q ellos son los únicos culpables de q mi hijo se encuentre en ese estado demencial en q esta y sigo haciendo responsables a las autoridades carcelarias , a la seguridad del estado y a la dictadura imperante en cuba de lo q le suceda a mi hijo”, escribió ayer 15 de abril en Facebook.

En conversación con ADN Cuba, Sirut Reyes enfatizó en la necesidad de ver a su hijo pues no está convencida de la veracidad de la información de sus carcelarios.

“Según ellos lo está atendiendo un psiquiatra y le mando un tratamiento, pero no dicen q tratamiento y eso me preocupa. Yo soy enfermera y sé que hay medicamentos que en vez de curar hacen más daño”, contó.

También refirió que a su hermana le dijeron que le pondrían a Leandro al teléfono pero ella no le reconoció la voz: “No sabe si es por lo mal que está o no era él, les pidió verlo aunque sea de lejos y no quieren”, expresó.

“Si ellos creen que con eso de ayer voy a estar conforme no, cada día la angustia y preocupación es mayor hasta que mi familia lo vea no sé si mi hijo está vivo, no creo en llamadas, que lo dejen ver”, exigió.

Al finalizar su post Sirut Reyes, quien reside actualmente en Estados Unidos, mantuvo su petición para obtener muestras de vida contundentes. 

“Todo parece muy sospechoso y no estaremos conformes hasta ver a mi hijo. Continúo en mi postura de que se les respeten sus derechos como ser humano, se le de atención médica y sociológica, y fe de vida”.

Exigen fe de vida de Leandro Cerezo

Recientemente Reyes Sirut y su familia en Cuba pidieron al régimen cubano dar pruebas de la vida del reo.

La madre contó a ADN Cuba que la salud de su hijo de 33 años es muy delicada y que informaciones recientes de un militar de la Prisión Especial Kilo 8 de Camagüey corroboran que padece demencia.

“Supimos por contactos en Cuba que Leandro está vivo pero está muy mal, demente y muy delgado.

Fueron muchas las torturas. Eso lo supimos ayer, mi familia está en Cuba se encuentra haciendo gestiones, hoy fueron para Fiscalía e irán a la prisión y se quedarán hasta que lo trasladen a un hospital. Lo importante es que lo atiendan. Necesita atención médica y dentro de la cárcel no se la brindan”, comentó a la redacción de la revista.

Según la activista su hijo, quien cumple cadena perpetua desde los 19 años, no ha podido ni llamar por teléfono a su familia.

Ella espera que el proceso de prorrogar su pasaporte culmine para intentar ingresar a Cuba, aunque la Seguridad del Estado le ha indicado a su familia que le impedirán entrar al país.

Leandro Cerezo Sirut está incluido como preso político en el listado de la organización sin fines de lucro Cuban Prisoners Defenders. 

Cerezo Sirut fue condenado en 2007, por un tribunal militar, a privación perpetua de libertad por alzarse en armas junto a otros compañeros en la unidad militar de Managua, donde transcurría su Servicio Militar. De allí huyeron e intentaron secuestrar un avión en el Aeropuerto Internacional José Martí con el fin de abandonar la isla, dejando a dos militares muertos durante los hechos.

Los delitos por los que fue condenado se recogen en la Causa número 37 de 2007 y son los siguientes: infracciones de las normas relativas al servicio de guardia, Deserción, Salida ilegal del territorio nacional, Robo con violencia en las personas, Asesinato, Actos cometidos con artefacto explosivo o mortífero, agentes químicos o biológicos u otros medios o sustancias, Toma de rehenes, Actos contra la seguridad de la Aviación Civil y los aeropuertos y Lesiones.