HRW denuncia 170 días de detención domiciliaria de Carolina Barrero

"La curadora de arte Carolina Barrero lleva cerca de 170 días en prisión domiciliaria en lo que va del año. ¿Su 'delito'? Criticar al régimen", denunció José Miguel Vivanco de HRW
Cerco policial a la intelectual Carolina Barrero
 

Reproduce este artículo

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció este miércoles los 170 días de detención domiciliara a los que el régimen de Cuba ha sometido a la historiadora de arte y activista Carolina Barrero.

“Cuba: la curadora de arte Carolina Barrero lleva cerca de 170 días en prisión domiciliaria en lo que va del año. ¿Su 'delito'? Criticar al régimen”, escribió en su cuenta de Twitter José Miguel Vivanco, director de HRW para las Américas.

El abogado especialista en derechos humanos añadió en su tuit que en la ONG “exigimos su liberación inmediata”.

Barrero, integrante del grupo contestatario 27N, ha sido víctima de detenciones arbitrarias, maltratos y acoso policial por su activismo a favor de la democracia y el arte independiente en Cuba.

A inicios de septiembre, la joven denunció que desde hace meses el gobierno le ha tendido “un cerco ilegal que me mantiene prisionera en casa y que interviene sobre cada uno de los aspectos de mi vida: los amigos, la familia, la soledad, la comunicación”.

Añadió que la Seguridad del Estado insiste en aislarla “como si fuera una criminal extremadamente peligrosa”. La historiadora de arte mencionó que, tras las masivas protestas antigubernamentales del 11 de julio, no volvió a tener disponible en su teléfono el servicio de datos móviles que provee, exclusivamente, el monopolio estatal Etecsa.

“Mi laptop personal desapareció en circunstancias muy extrañas sin que la policía y los servicios de inteligencia tengan nada que aportar para resolver esa desaparición a pesar de permanecer vigilando mi casa día y noche”, expresó hace un mes.

“Parece que los delitos verdaderos no interesan, persiguen al librepensador no al ladrón. Prefieren ir contra la ley y pasar de policía a malhechor con tal de someter la libertad de expresión y manifestación; crimen mayor contra el que disculpan sus diligencias”, denunció Barrero.

La activista explicó que la han tenido en prisión domiciliaria en dos ocasiones: entre abril y mayo, y luego desde junio hasta ahora. Dijo que nada justifica el cerco ni “los secuestros, los registros sin orden judicial, las desapariciones de objetos personales, los cortes de internet, los múltiples interrogatorios, amenazas, golpes y falsas acusaciones”.

La joven intelectual aseguró que “las amenazas de pasar más tiempo en prisión, sea en la prisión de mi casa o tras las rejas, no van a dar con mi silencio. El derecho a la libre movilidad (artículo 52 de la Constitución), los datos móviles, las pertenencias incautadas y las desaparecidas, no son moneda de cambio de nada, son mi derecho y mi propiedad, y es la Seguridad del Estado y sus agentes, quienes vulneran varios artículos del Código Penal al retenerlas”.

 

HRW expone represión sistemática y juicios falsos

Un informe de Human Rights Watch publicado este martes 19 de octubre, expone que “el gobierno cubano ha llevado a cabo, de forma sistemática, detenciones arbitrarias, maltratos contra detenidos y procesos penales abusivos en respuesta a las protestas abrumadoramente pacíficas de julio de 2021”.

HRW investigó a 130 víctimas de la represión del 11J y encontró “patrones consistentes y reiterados de abusos por parte de múltiples fuerzas de seguridad en distintos lugares de Cuba”, que responden a “un plan deliberado de las autoridades cubanas para suprimir y reprimir la protesta”.

“Manifestantes pacíficos y otros críticos han sido sistemáticamente detenidos, incomunicados, sometidos a abusos en condiciones carcelarias nefastas, y juzgados en procesos que son una verdadera farsa”, dijo Juan Pappier, investigador principal para las Américas de HRW, en la presentación del informe.

Las autoridades “violaron sistemáticamente el derecho de los detenidos a un juicio justo”, mientras que “jueces y fiscales, que en Cuba no tienen ninguna independencia respecto del gobierno, facilitaron procesos penales abusivos y participaron en ellos”, concluyó HRW.