Granma arremete contra Rosa María Payá, que se dispone a regresar a Cuba

Un artículo en Granma, y un programa en la TV, han vuelto a colocar a Rosa María Payá en la diana de la propaganda oficial cubana. La activista se dispone a regresar a Cuba en los próximos días, para organizar la cuarta edición del Premio Oswaldo Payá: Libertad y Vida.

El Parlamento Europeo, el opositor cubano José Daniel Ferrer, la presidenta interina de Bolivia, Jeannine Añez, y el ministro brasileño de Justicia, Sergio Moro, están entre los nominados.

El artículo del órgano oficial del Partido Comunista, firmado por Elson Concepción Pérez, emparenta a Payá con el líder de la UNPACU José Daniel Ferrer, y los acusa de ser personajes fabricados por la CIA estadounidense en su afán de fomentar la subversión en nuestro país".

El periodista también acusa a Payá, directora ejecutiva de la Fundación para la Democracia Panamericana y presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, de vivir del dinero de Estados Unidos y sus contribuyentes.

En el centro de las quejas oficialistas está el reciente viaje de Rosa María a Bolivia, donde fue recibida por la presidente interina Jeannine Añez, pocos días antes de que ese país decidiera romper relaciones con la isla.

Rosa declaró --dice Granma-- "que la transición de poder que está ocurriendo en Bolivia es un ejemplo de cambio democrático exitoso para el pueblo cubano".

"La susodicha personera del imperio vive en Miami, pero viaja a Cuba para «justificar» el salario de «turista contrarrevolucionaria», y ahora dice coordinar una campaña –una más– a favor de elecciones libres", continúa el artículo, antes de concluir con tono amenazante, evocando el caso de José Daniel Ferrer, detenido desde octubre pasado: "estos dos casos y otros que conocemos por su «aval» al servicio de Estados Unidos, pueden estar seguros de que aquí los tenemos bien calibrados, y han sido o serán derrotados como «dos mercenarios al tiro».

La Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (JuventudLAC) y la Fundación para la Democracia Panamericana anunciaron la semana pasada los nominados a un premio que lleva el nombre de uno de los más destacados luchadores por la libertad en Cuba, ya fallecido, y reconoce a entidades y personas que hagan "contribuciones extraordinarias a la causa de la democracia".

Además de los cuatro mencionados son candidatos la encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, Mara Tekach, por "su constante solidaridad con las víctimas de la represión" en la isla, y el periodista y escritor argentino Andrés Oppenheimer por ser "una voz de primer orden en la defensa de la democracia a través de sus plataformas en medios de alcance continental así como global".

El preso político cubano José Daniel Ferrer, detenido desde octubre pasado, es candidato "por su valiente promoción de la democracia en la Isla, lo cual ha pagado con la feroz persecución a la que ha sido sometido".