José Daniel Ferrer: Tiranía teme que UE rectifique su política cómplice e inmoral

Para el líder opositor, las críticas del régimen al Parlamento Europeo por analizar la situación de los derechos humanos en la isla son muestras del temor que tiene a perder la complicidad de la comunidad internacional
José Daniel Ferrer
 

Reproduce este artículo

El líder opositor cubano José Daniel Ferrer respondió a las críticas del régimen al Parlamento Europeo por la inclusión en su plenaria del 8 de junio de un punto para analizar la situación política y de los derechos humanos en Cuba, las cuales son, a su juicio, una clara muestra del temor de la tiranía a que la Unión Europea cambie su actual política hacia la isla.

Teme la dictadura que el Parlamento Europeo (PE) analice la grave situación en materia de derechos humanos que vive Cuba. La actual política de la Unión Europea hacia Cuba es cómplice e inmoral, por lo que la tiranía está asustada con la posibilidad de que el bloque comunitario rectifique su “débil y cómplice política”, escribió este sábado Ferrer en su perfil de Twitter.

Según agregó, “el régimen castrocomunista es el mayor violador de los DDHH en el Continente” y el embargo de Estados Unidos “es leve y un justificado castigo a una criminal tiranía”.

Las palabras del coordinador general de la Unión patriótica de Cuba (Unpacu) en la referida red social responden a la declaración de denuncia mediante la que el castrismo manifestó este viernes su “indignación” por la inclusión en la venidera plenaria del PE de un punto relativo a la situación política y los derechos humanos en Cuba.

Bajo la autoría de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la isla, la declaración calificó de “infamia” el eventual análisis del bloque comunitario y aseguró que se trata de una “maniobra” de “un reducido grupo de eurodiputados que responden a la agenda de Washington”.

“Pretenden que se adopte una resolución contra nuestro país, tergiversando la realidad que vivimos; tratan desesperadamente de quebrar los vínculos que nos unen a la Unión Europea y detener la implementación del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación que se desarrolla en la actualidad sobre la base del respeto mutuo y la igualdad entre nuestros Estados”, alegó la denuncia, compartida en el portal de la cancillería del régimen.

Al exponer su molestia, la comisión del pretendido parlamento cubano obvió el cúmulo de testimonios y demandas de cubanos de dentro y fuera de la isla que llevaron a la inclusión en la agenda del PE de un punto relativo a la situación de los DD.HH. en Cuba.

El acuerdo que refiere se basa precisamente en el respeto a los derechos humanos y los valores democráticos, y la represión a activistas, opositores y periodistas independientes se ha incrementado de manera notoria conforme aumentan las muestras de insatisfacción ciudadana en el país.

Para Ferrer, blanco frecuente de la represión, la actitud de la Unión Europea ante las vejaciones del régimen ha sido tibia y cómplice. El análisis en el PE de la situación en la isla pudiera ser un punto de giro que celebra, mientras que las quejas del régimen demuestran que sólo aspira a seguir contando con la complicidad internacional, en vez de superar sus deficiencias democráticas y reconocer y respetar a la sociedad civil.