Feministas exigen la libertad de Thais Mailén Franco, manifestante de Obispo

La activista cubana Thais Mailén Franco, madre de tres hijos, fue detenida arbitrariamente el pasado 30 de abril en la llamada “Protesta de la calle Obispo”
Feministas exigen la libertad de Thais Mailén Franco, manifestante de Obispo
 

Reproduce este artículo

Organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres y las niñas como la Red Femenina de Cuba, la Alianza Cubana por la Inclusión, y el observatorio de la revista Alas Tensas, denunciaron el encarcelamiento arbitrario de la activista a favor de la democracia en la Isla, Thais Mailén Franco Benítez, única mujer que permanece arrestada por el régimen castrista desde el pasado 30 de abril, cuando fue detenida en la llamada “Protesta de la calle Obispo”.

En comunicado compartido en redes sociales, la Red Femenina de Cuba y la Alianza Cubana por la Inclusión, destacó que “sentimientos de amistad, valoración y apego” fue lo que impulsó a Thais Mailén a participar “en una sentada pacífica en la esquina de Obispo y Aguacate [La Habana Vieja]: su reclamación, poder ver al artista Luis Manuel Otero Alcántara que cumplía su quinto día de huelga de hambre y exigir el cese de la represión contras los activistas de derechos humanos. Esto se convirtió́ en un delito”.

¿Por qué́ este comportamiento tan agresivo contra estas activistas de derechos humanos?”, cuestionaron los grupos feministas.

“La intimidación contra un sentimiento que ellos desconocen y contra el que no pueden luchar: la fuerza del cariño. La capacidad de afecto que tiene la mujer es una energía poderosa que la acompaña en todas sus manifestaciones. Las mujeres son fieles a sus sentimientos y constantes en la lucha que consideran justa. En este ámbito son imbatibles. Thais sigue en prisión por un delito que no ha cometido, separada de tres hijos menores que la necesitan. En este sufrimiento reside a la vez su fuerza y la de todas nosotras, que seguiremos reclamando pacíficamente nuestros derechos para que todos los cubanos podamos vivir en libertad y auténtica concordia” se subraya en el comunicado.

Por su parte, la activista Zelandia de la Caridad Pérez, integrante de la Alianza Cubana por la Inclusión y la Red Femenina de Cuba, denunció en declaraciones a Radio Televisión Martí que “con este caso se está cometiendo una violación de género”.

Explicó Pérez: “Una cosa que nos toca a nosotros de cerca, porque ahí se está viendo la violación por la intencionalidad… por ser mujer, por ser activista, están siendo violentados sus derechos humanos de la libre expresión. Entonces, nosotras como organización femenina nos sumamos a esta defensa en protesta de estas violaciones cometidas contra una fémina, porque también, aparte de violación de los derechos humanos, se está cometiendo una violación de género y esa es nuestra posición: defender a la mujer que está siendo violentada".

En tanto, el observatorio de la Revista Alas Tensas manifestó su preocupación por la activista cubana, detenida en la prisión del Guatao, en La Habana.

El esposo de la activista, Michel Hernández Corría, refirió a Diario de Cuba que desde el arresto de Thais Mailén el pasado 30 de abril, sólo se ha podido comunicar con ella una vez y vía telefónica.

"Ella presenta hongos en los pies y ese problema debe habérsele agravado porque cuando le llevamos medicamentos a Villa Marista, más de una semana después de su detención, no fue posible entregárselos. Mi esposa también tiene un tratamiento para la hipertensión y tiene problemas de hipertiroidismo, pero no ha podido tomar un medicamento más desde que entró en prisión", denunció Hernández Corría.

La madre de Thais, Odalis Benítez, es quien ha asumido el cuidado de los tres hijos de la activista a favor de los derechos humanos en el país. Los niños tienen 7, 8 y 15 años.

Benítez en una entrevista con Radio Televisión Martí expresó su tristeza por la injusticia que se comete contra su hija y cuánto afecta a sus nietos: "es inocente. No han tenido en cuenta tres niños, yo soy del otro extremo del país. Yo tuve que venir porque la situación que ellos mismos crearon porque no fue ni la policía quien la detiene, o sea, como se ve en el video, es personal, que no está identificado por fuera que son como de la seguridad, los que la cogen (...) Ella tiene libertad de movimiento, no quiso pararse y le ponen que resistencia, que verdaderamente es una cosa que veo que hay arbitrariedad en esto".

La ONG Cubalex difundió el pasado 10 de mayo el mensaje de uno de los hijos de la activista.

"Hoy vi a mi mamá y me dijo que les dijera a ustedes que la engañaron. Le dijeron que iba a vernos en un parque y en verdad nos llevaron para Villa Marista a mí y a mis hermanos y abuela a verla a ella, publicaron en redes sociales.

El adolescente denunció además que una persona sin identificar permaneció cerca de ellos tomándoles fotos y grabando el reencuentro.

"Ella está muy flaquita pero sigue con el mismo pensamiento. O sea,  eso se lo hicieron como una tortura psicológica, pero yo sé y vi que ella está fuerte y no va a dar su pensamiento ni sus ideales a torcer. Me dijo que les manda un saludos a todos sus hermanos y hermanas", concluye el mensaje.