Ex fiscal Yeilis Torres Cruz queda libre de cargos tras 10 meses en prisión

A pesar de que ya se encuentra en su vivienda, continúa exigiendo la liberación de los cientos de presos políticos cubanos
A pesar de que ya se encuentra en su vivienda, continúa exigiendo la liberación de los cientos de presos políticos cubanos
 

Reproduce este artículo

La ex fiscal y activista cubana Yeilis Torres Cruz quedó libre de cargos este 21 de abril, luego de permanecer diez meses en prisión, por haber supuestamente agredido al vocero del régimen cubano Humberto López.

"Libre de cargos penales y más mentiras. Al leer esto me dio asco porque el descaro es tan grande que no dice una verdad", explicó Torres Cruz en su Facebook este jueves.

A pesar de que ya se encuentra en su vivienda, continúa exigiendo la liberación de los cientos de presos políticos cubanos.

"Pero mi corazón no es libre, aún hay muchos hermanos presos. Libertad para todos los presos políticos", concluyó la miembro de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu).

El pasado 4 de marzo las autoridades cubanas liberaron a la activista, quien se encontraba detenida desde mayo de 2021.

Torres Cruz grabó en vivo la agresión que sufrió por parte de López en abril del 2021. Cuando intentó acusarlo, ya estaba ella siendo procesada por el supuesto delito de 'atentado'.

En un breve video compartido en Facebook por la página “Kuba x Dentro”, puede verse cómo López intenta arrebatarle el teléfono a la activista, que lo había grabado en el momento de abandonar el domicilio de su supuesta amante.

Al no poder quitarle el teléfono a Torres Cruz, que lo escondió en sus partes íntimas, López comenzó a golpearla y a tocarla inadecuadamente en sus genitales, según denunciaron tanto el referido medio como la activista.

En noviembre de 2021, Torres Cruz contrajo dengue en la cárcel de mujeres El Guatao sin recibir atención médica, según informó entonces a Radio Televisión Martí el opositor Zaqueo Báez, que también mencionó que la activista padecía fuertes dolores y tenía fiebre, ante lo cual las autoridades carcelarias no le facilitaron “ni un termómetro”.

Un mes antes, el activista reveló que a Torres Cruz también la habían aislado del resto de las presas y que intentaban poner a las otras reclusas en su contra.