Bebé de preso político enferma mientras su padre continúa en la cárcel

El bebé del menor preso político Rowland del Castillo presenta una lesión cutánea y los médicos que le atendieron no realizaron exámenes ni indicaron recetas para su tratamiento.
Rowland del Castillo y su bebé
 

Reproduce este artículo


El bebé del menor preso político Rowland del Castillo presenta una lesión cutánea y los médicos que le atendieron no realizaron exámenes ni indicaron recetas para su tratamiento.

Yudinela Castro Pérez, madre del adolescente detenido tras las protestas del 11 de julio, comentó a ADN Cuba que ha podido medicar al pequeño, desde ayer 22 de enero, con los antibióticos que civiles y opositores le han suministrado.

El niño está enfermo desde hace varios días y en el Hospital William Soler, entidad sanitaria a la que acudió Castro Pérez, le comunicaron que se trataba de un estafilococo, pero que no tenían recetas para el paciente.

“El médico me comentó que podía tomar Azitromicina como antibiótico y antihistamínicos para la picazón, pero no le hicieron exámenes, todo fue a simple vista y casi apurado. Nunca me dieron recetas médicas porque no las tenían, pero además me dijeron que no había medicamentos”, sentenció.

Castro Pérez agradeció la solidaridad a través de las redes para con su nieto, y explicó que “muchas personas me han llamado, unos de aquí de la Habana y otros del oriente; en fin, gracias a publicaciones y comentarios ya los tengo”.

El pasado 14 de enero, Castro Pérez estuvo desaparecida por horas, con motivo de un interrogatorio con la Seguridad del Estado.

La activista Anamely Ramos informó sobre la desaparición de Castro en un post:

“Yudinela está desaparecida. Debía asistir a la 1p.m. a una citación de la Seguridad del Estado y no se sabe nada de ella. No responde mensajes ni llamadas”, refiere la publicación, donde aparece una fotografía de Castro con un pulóver que mostraba la frase “Patria y Vida”.

Sobre la imagen, Ramos expresó: “Esta foto la mandó hace unos días la madre de Rowland Castillo, uno de los menores que cumplió 18 años en prisión y al que se le piden 23 años de cárcel”.

La historiadora del arte mencionó que también fueron detenidos hoy “los familiares de Andy García Lorenzo y Saily González Velázquez cuando iba a entregar el Habeas corpus por ellos”. Aún se desconoce el paradero de González Velázquez.

Ramos pidió el fin de la represión y “Libertad inmediata para ellos y sus seres queridos”.

A inicios de enero, Castro se tatuó el nombre de su hijo en el antebrazo como protesta por la sanción de 23 años de cárcel con que pretenden castigar a Castillo.

Las amenazas a Castro han sido continuas a raíz de sus demandas por la excarcelación de su hijo. 

Fue interrogada el pasado 23 de diciembre en la unidad policial del Capri, en La Habana. Allí, miembros de la policía política cubana le comunicaron que podría ir a prisión si continuaba con sus denuncias. Con este último, Castro ha pasado por con cinco interrogatorios desde la detención de Castillo.

Los agentes le advirtieron que sus demandas solo empeorarán la situación de su hijo. En octubre pasado, Castro se sumó a un ayuno por la liberación de los presos políticos.

El caso de Rowland Castillo trascendió a inicios de septiembre. El adolescente de 17 años es padre de un bebé de un año y el régimen cubano lo ha alejado de su familia por ejercer su derecho a manifestarse el pasado 11 de julio, cuando más de 60 localidades de Cuba se sumaron a las protestas antigubernamentales.

Catorce menores de edad detenidos en Cuba por manifestarse contra el gobierno el 11 y 12 de julio continúan sin libertad, varios de ellos están enfermos. Algunos no han recibido asistencia médica, mientras que otros fueron llevados al hospital esposados de pies y manos, sin que las autoridades avisaran a sus familiares.