EE. UU. pide al régimen cubano que se abstenga de torturar a disidentes
“Pedimos a los regímenes de Nicaragua y Cuba y al ilegítimo régimen de Maduro en Venezuela que se abstengan de utilizar la tortura para silenciar la disidencia”, expresó el Departamento de Estado de EE. UU.
Detención de Berta Soler, líder de las Damas de Blanco

El Gobierno de Estados Unidos pidió este viernes al régimen cubano que deje de emplear la tortura contra los opositores de la Isla, mediante un comunicado hecho público por el Departamento de Estado con motivo del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura.

Según la nota, EE. UU. ha recibido informes de torturas practicadas en Irán, China, Corea del Norte, Siria y Cuba, entre otros países.

“Pedimos a los regímenes de Nicaragua y Cuba y al ilegítimo régimen de Maduro en Venezuela que se abstengan de utilizar la tortura para silenciar la disidencia y que cesen la represión autoritaria de los derechos humanos y las libertades fundamentales”, expresa el comunicado.

A principios de este año, Washington aseguró que tenía pruebas creíbles sobre torturas perpetradas contra el opositor cubano José Daniel Ferrer, entonces encarcelado por su activismo al frente de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

Además de sus menciones al caso cubano, el Departamento de Estado condenó las presuntas torturas contra opositores practicadas en China, Irán y Corea del Norte.

“El régimen iraní emplea una amplia gama de torturas sancionadas oficial y extraoficialmente para reprimir y castigar a los miembros de su población”, señala el comunicado. Tales actos incluyen “flagelación, cegamiento, lapidación y amputación. Extraoficialmente, los funcionarios iraníes también han infligido tortura a través de la violencia sexual, que condenamos en los términos más enérgicos”.

Por su parte, “en la República Popular de China, más de un millón de uigures, kazajos étnicos, kirguises y miembros de otros grupos minoritarios predominantemente musulmanes en Xinjiang han sido detenidos arbitrariamente en campos de internamiento, donde muchos denuncian tortura”.

“El régimen de Corea del Norte también sigue empleando la tortura como una práctica habitual en sus centros de detención, particularmente contra los desertores, incluidos los niños, devueltos por la fuerza del extranjero”, también indicó el Departamento de Estado.

En el caso de Venezuela, la Cancillería estadounidense precisó: “Todos recordamos que hace un año, la Alta Comisionada (Michelle) Bachelet viajó al país para investigar actos brutales de tortura contra los venezolanos. Días después, el capitán Acosta Arévalo murió a causa de los crueles actos de tortura cometidos contra él”.

EE. UU. también condenó las presuntas torturas ocurridas en Siria y Zimbabwe.

“Estos son solo algunos ejemplos de los muchos gobiernos en todo el mundo que continúan usando la tortura para silenciar la disidencia, coaccionar confesiones y extraer castigos extrajudiciales, acciones que son antitéticas al estado de derecho. En este Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, hacemos un llamado a todos los gobiernos para que actúen para prevenir ese flagelo, para proporcionar compensación y rehabilitación a los sobrevivientes, y para llevar ante la justicia a quienes se dedican a la tortura”, terminó el comunicado.