Despiden a Omara Ruiz Urquiola de su empleo en Universidad cubana
La activista cubana Omara Ruiz Urquiola, hermana del científico ecologista Ariel Ruiz Urquiola, fue expulsada este lunes de su empleo en el Instituto Superior de Diseño (ISDi).
 

Reproduce este artículo

La activista cubana Omara Ruiz Urquiola, hermana del científico ecologista Ariel Ruiz Urquiola, fue expulsada este lunes de su empleo en el Instituto Superior de Diseño (ISDi), adscrito a la Universidad de La Habana, según denunció en su perfil de Facebook.

Omara, que padece cáncer y ha denunciado en varias ocasiones la ausencia de medicamentos en Cuba para pacientes de esa enfermedad, había anunciado desde la semana pasada las intensiones del gobierno de separarla de su puesto laboral.

Ariel Ruiz Urquiola, su hermano, que también fue expulsado de un centro laboral cubano tras insistir en su activismo como ecologista, aseguró en redes sociales que Omara es una excelente profesora:

“(…) fue la tiza de oro del instituto, que padeciendo de una enfermedad mortal acrecentada por el gobierno cubano no dejó a sus estudiantes sin clases ni a sus compañeros con carga ajena”, escribió el biólogo, desde Alemania, donde se encuentra temporalmente.

“¡Cuba, despierta! Y si no, de seguro recogerán nuestros cadáveres, el de ella y el mío, en tus tierras, pero no vamos a claudicar”, agregó Ariel en su post.

La periodista Ileana Hernández, el director de teatro Adonis Milán, y el reportero Boris González Arenas, han denunciado además que el gobierno cubano, a través de la compañía de telecomunicaciones ETECSA, habría suspendido el servicio de datos móviles de Omara y bloqueado sus llamadas, dificultarle la comunicación y la denuncia de su caso.

La represión contra la profesora cubana se debe a todas luces a su postura crítica y de oposición contra los desmanes de regimen que viola constantemente las libertades y los derechos fundamentales de la población. Recientemente, Ruiz fue victima de violencia policíal mientras acudía a la celebración del cumpleaós de su amiga, la reportera Ileana Hernández. 

Las expulsiones de estudiantes y profesores de las Universidades cubanas no son extrañas. Ha sido una práctica común durante los últimos 60 años, y a pesar de las denuncias de los afectados, continúan ocurriendo con frecuancia y absoluta impunidad.