Suspenden llamadas de Osorbo en prisión: régimen no quiere mensajes de libertad

El castrismo suspendió las llamadas telefónicas del rapero y preso de conciencia Maykel Osorbo, ganador del Latin Grammy, por enviar al pueblo mensajes de libertad desde la cárcel
Rapero cubano y disidente Maykel Osorbo
 

Reproduce este artículo

El régimen de Cuba castigó al rapero y preso de conciencia Maykel Castillo Pérez, conocido como “Osorbo”, con una suspensión de llamadas telefónicas durante tres meses en la cárcel “5 y medio” de Pinar del Río, por enviar mensajes de libertad al pueblo.

Castillo fue visitado este jueves 25 de noviembre por su abogada, quien pudo confirmar que está en el penal de Pinar del Río, tras varios días de incomunicación e informaciones contradictorias.

“A Maykel lo castigaron un mes sin poder llamar por lo audios que ha estado mandado a la gente (…) por la vía de Carolina Barrero, por lo que hay una intención manifiesta de cortar también los vínculos”, denunció Anamely Ramos, historiadora de arte y miembro del disidente Movimiento San Isidro (MSI).

La familia de Osorbo y sus compañeros del MSI perdieron contacto con él desde el viernes 19 de noviembre, un día después de ganar dos Latin Grammy por su participación en la canción anticastrista “Patria y Vida”, himno de las protestas antigubernamentales del 11 y 12 de julio.

Según expresó la activista en Facebook, “la voz de Maykel es insoportable para el poder, incluso estando su cuerpo preso. Con esto solo muestran su miedo y lo poco que les queda como autoridad”.

Explicó que cuando ordenaron en la prisión al rapero que firmara la medida disciplinar, este “puso Patria y Vida debajo de su nombre, por lo que el castigo aumentó de un mes a tres meses”.

Ramos añadió que “tres palabras tienen el poder de dejar sin recursos, más allá de la violencia, a un Estado completo. Tres palabras: cada una un mes de incomunicación para Maykel. Dan pena”.

La intelectual reiteró que Osorbo “está preso injustamente y ENFERMO. En estas condiciones, incomunicarlo es doblemente grave. ¿Cómo sabremos de su estado de salud ahora? Hacer esto deja a Maykel solo en sus manos, supuestamente”.

“Quitar las llamadas a un preso, por mandar un audio agradeciendo un premio que se ganó por su talento y esfuerzo y que es un premio para toda Cuba (que no es de ustedes), es una acción cruel y una vergüenza en el siglo XXI. El Estado Cubano es una vergüenza para el Siglo XXI”, añadió.

Según Ramos, el reglamento de prisiones en Cuba “viola las Leyes Mandela y es despreciativo de la dignidad humana y la Vida”. Aseguró que el MSI tiene más audios de Maykel Osorbo grabados que irán difundiendo.

“Ustedes no tienen el poder de silenciar a Maykel. Cuidado Maykel no se les convierta en una bomba de tiempo en sus manos decrépitas”, emplazó Ramos al régimen comunista.

El rapero fue detenido el 18 de mayo de 2021 mientras se encontraba en su domicilio y fue sometido a desaparición forzada durante 14 días. Fue trasladado el 31 de mayo al penal de Pinar del Río, acusado de presuntos delitos como “resistencia” y “desacato”. Su detención provisional no cumple con los requisitos legales internacionales ni con el código penal cubano.

 

El mensaje que irritó al gobierno

El jueves 18 de noviembre Osorbo se comunicó vía telefónica con miembros de su organización Movimiento San Isidro y grabó una reacción a la noticia del Latin Grammy. Según la historiadora de arte Anamely Ramos, “los presos lo celebraron con él como la victoria que es y estaba tan emocionado como un niño pequeño”.

“Ese premio es el fruto y el sacrificio de muchos artistas, el fruto y el sacrificio del pueblo, porque en esa canción tratamos de expresar el sufrimiento durante 63 años”, dijo Maykel Osorbo.

Añadió que el triunfo es “el fruto y el sacrificio de San Isidro… El pueblo fue el que hizo grande la canción y se lo merece”.

“Es de ustedes, caballero. Estamos super conectados, eso es de los cubanos que están fuera, los cubanos que están dentro, los que protestaron el 11 de julio…”, dijo el artista disidente.

“Ahora mismo tengo una emoción inmensa. Estoy enfermo, pero igual ahora mismo eso es una inyección que me han dado y tengo tremendas ganas de vivir. Patria y Vida, no hay de otra”, concluyó.