Comité para Protección de Periodistas denuncia “absoluto desdén” de dictadura por libertad de expresión

Las autoridades cubanas deben dejar de acosar a los periodistas y permitir que todos los ciudadanos accedan a Internet sin restricciones, dijo el Comité para la Protección de los Periodistas
Artistas cubanos censurados. Foto: Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

Las autoridades cubanas deben dejar de acosar a los periodistas y permitir que todos los ciudadanos accedan a Internet sin restricciones, dijo este lunes el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Desde el 26 de noviembre, en medio de protestas tras el arresto del artista Denis Solís del Movimiento San Isidro, las autoridades cubanas han impedido que los miembros de la prensa hagan su trabajo y han bloqueado el acceso a las redes sociales Facebook, Twitter, WhatsApp, Telegram e Instagram, dijo el CPJ.

Cuatro periodistas locales hablaron con el CPJ a través de una aplicación de mensajería, pero pidieron permanecer en el anonimato, citando preocupaciones de seguridad.

“El bloqueo de sitios de redes sociales y aplicaciones de mensajería para obstruir la cobertura de las protestas ha atraído aún más la atención sobre esas manifestaciones y ha destacado el absoluto desdén del gobierno cubano por la libertad de expresión”, dijo Natalie Southwick, Coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ, en Nueva York.

“Este es un nuevo mínimo para el régimen cubano. Las autoridades deben restablecer de inmediato el acceso regular a Internet en la isla y dejar de obstaculizar el trabajo de la prensa”, precisó.

“El bloqueo de sitios de redes sociales y aplicaciones de mensajería para obstruir la cobertura de las protestas ha atraído aún más la atención sobre esas manifestaciones y ha destacado el absoluto desdén del gobierno cubano por la libertad de expresión”, dijo Natalie Southwick, Coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ, en Nueva York.

“Este es un nuevo mínimo para el régimen cubano. Las autoridades deben restablecer de inmediato el acceso regular a Internet en la isla y dejar de obstaculizar el trabajo de la prensa”, precisó.

El acceso a las redes sociales se suspendió por primera vez momentos antes de que la policía arrestara con violencia a los activistas del Movimiento San Isidro en una huelga de hambre durante una redada del 26 de noviembre, lo que hace “difícil informar de lo que estaba sucediendo”, según un tuit del Relator Especial para la Libertad de Prensa de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En los días siguientes, el acceso a las redes sociales continuó siendo inestable y todos los servicios de Internet eran notablemente más lentos, según dos de los periodistas que hablaron con el CPJ, denunció esta entidad en su página oficial.

“Están bloqueando totalmente los sitios [de las redes sociales] durante unas horas, y luego la mayoría de las veces trabajan intermitentemente. Y internet es muy, muy, muy lento”, dijo uno de los encuestados.


Un periodista confirmó a CPJ que sólo podían acceder a sitios web de redes sociales mediante el uso de software VPN (red privada virtual, por sus siglas en inglés).

La policía también ha impedido físicamente que los periodistas abandonen sus hogares, según reporteros que hablaron con el CPJ y denuncias de Esteban Rodríguez, colaborador de ADN Cuba, y Luz Escobar, periodista del diario independiente 14ymedio.

Un periodista que habló con el CPJ dijo que creían que estaban siendo vigilados, y que dos hombres lo seguían a todas partes.

El CPJ contactó a Etecsa, monopolio estatal de comunicaciones en Cuba, para obtener comentarios, pero nadie respondió. También escribieron al correo electrónico de la Policía Nacional Revolucionaria y el Ministerio del Interior para declaraciones, pero no recibió ninguna respuesta, aseguró el Comité para la Protección de Periodistas.

Cuba ocupó el décimo lugar en la lista de los 10 países más censurados, elaborada por el CPJ. La isla “socialista” fue el único país de las Américas incluido en el vergonzoso récord.

 

(Con información de Radio y Televisión Martí)