Denuncian que periodista Camila Acosta fue “secuestrada por la policía política”

La pareja de la reportera, el escritor disidente Ángel Santiesteban-Prats, denunció que “Camila Acosta, periodista independiente, acaba de ser secuestrada por la policía política”
Denuncian que periodista Camila Acosta fue “secuestrada por la policía política”
 

Reproduce este artículo

La periodista independiente Camila Acosta fue detenida nuevamente por agentes del régimen de Cuba, este 26 de julio.

La pareja de la reportera, el escritor disidente Ángel Santiesteban-Prats, denunció en Facebook: “Camila Acosta, periodista independiente, acaba de ser secuestrada por la policía política”.

El medio independiente CubaNet, donde labora la profesional de la comunicación, también difundió la noticia del arresto irregular.

Santiesteban-Prats explicó que "el régimen desde ayer está provocando la vivienda de Fabio Corchado Borroto, donde ha dado asilo a Camila Acosta. A la media noche de ayer, la policía política le tocó la puerta, para hablar, le dijeron. Fabio respondió que era muy tarde. Luego, en represalia, le apagaron total su línea de teléfono, no reacciona a nada. En la mañana le arrestan a su hermano menor que no es activista ni participó en manifestaciones, e iba para su trabajo".

Corchado Borroto aseguró al escritor que "ni aunque arresten a su madre, va a sacar a Camila de su hogar. Que eso solo lo decide ella y en contra de su voluntad".

Según el periodista Reinaldo Escobar, Acosta fue detenida "cuando intentaba persuadir a la policía política que liberarán al hermano menor de Fabio Corchado que es el que le ha dado albergue en su casa. El joven detenido no ha participado en ninguna protesta".

La reportera en la mañana de este lunes aconsejó a las madres y familiares de los reprimidos tras el estallido del 11 de julio: “GRITEN, PELEEN, LUCHEN con todas sus fuerzas por sus hijos y seres queridos; eso es lo único que los ayudará ahora mismo. El silencio solo contribuirá a la injusticia del régimen cubano”.

Acosta se encontraba en reclusión domiciliaria desde hace 10 días, tras ser excarcelada de centros policiales donde la encerraron por hacer su trabajo durante las manifestaciones del 11J.

“Este 26-7 [26 de julio, aniversario del ataque al cuartel Moncada], el mejor homenaje de los dictadores cubanos a su fatídica fecha es mantener al pueblo de rodillas, indefenso. Hoy cuento 10 días de reclusión domiciliaria forzosa, con vigilancia 24 horas, después de pasar 4 días en calabozos, incomunicada, acusada de desorden público por reportar las protestas”, escribió.

La joven advirtió que les había dado “suficiente tiempo” a los agentes del Ministerio del Interior, “pero que ni se piensen que me retendrán indefinidamente. Así que: Seguridad del Estado, definan de una vez que harán conmigo”.

La reportera de 28 años también trabaja como corresponsal del diario español ABC en su país. Por su labor en el periodismo al margen del Estado, ha sido detenida varias veces por las autoridades castristas para limitar su trabajo informativo, abiertamente crítico con el régimen de La Habana.

 

La policía política quiso reclutarla

Agentes de la Seguridad del Estado intentaron convencer a la periodista cubana para que “colaborara” con ellos mientras la mantenían detenida arbitrariamente, según su testimonio.

Acosta contó a CubaNet, tras su liberación este 16 de julio, que ante las sugerencias de los oficiales ella respondió: “Yo no voy a colaborar nunca con la Seguridad del Estado”.

Durante el arresto le confiscaron “20 000 pesos en moneda nacional de su padre, dos laptops (una de ellas ajena), varias memorias USB, un disco duro, una tableta de otra persona y el teléfono celular”, asegura el medio independiente. Hasta el momento ninguno de esos bienes le ha sido devuelto a Camila Acosta.

La periodista se negó a firmar una multa por el delito que se le imputa. “Ayer querían que yo me comprometía a pagarla, porque ellos le iban a pedir a la Fiscalía que solo me impusiera una multa como sanción. Pero si firmaba eso reconocía que había cometido un delito y no es así. No nos entendimos nunca”, explicó la reportera independiente a CubaNet.

En los cuatro días que estuvo detenida, Acosta fue trasladada a varias unidades policiales. Inicialmente la llevaron para la de las calles Infanta y Manglar; al día siguiente para Acosta y Diez de Octubre, donde la recluyeron en los calabozos con otras seis mujeres.

Contó a sus interrogadores que trabajaba como periodista de los medios de prensa antes mencionados y que su papel en la manifestación era para informar sobre los sucesos.