Ariel Ruiz Urquiola, diagnosticado con VIH, acusa al gobierno cubano de inocularle el virus
El científico cree que personal médico pudo haberle inoculado el VIH durante su estancia en las Salas K (Penados) y de Cuidados Especiales del hospital "Abel Santamaría", en Pinar del Río.
Ariel Ruiz Urquiola
 

Reproduce este artículo

El científico cubano Ariel Ruiz Urquiola promoverá una demanda contra el gobierno cubano ante la ONU y la Unión Europea por haberlo infectado con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) durante su estancia en un hospital de Pinar del Río,

Urquiola aseguró al medio independiente CiberCuba que personal sanitario al servicio del gobierno cubano pudo haberle inoculado el VIH durante su estancia en las Salas K (Penados) y de Cuidados Especiales del hospital "Abel Santamaría", donde fue llevado desde la prisión provincial Kilo 5, tras 16 días en huelga de hambre.

Ruiz Urquiola, que debe regresar a la isla el próximo 10 de diciembre, explicó que médicos suizos le confirmaron en agosto que está infectado con el virus del VIH en fase crónica (asintomática) desde hace un año.

Las acusaciones contra el gobierno cubano están sustentadas en varios exámenes médicos y opiniones de expertos sobre su contagio con el virus, obtenidos por Ruiz Urquiola.

Al concluir su estancia hospitalaria en Pinar del Río para acceder a la Licencia Extrapenal concedida por el gobierno cubano, un funcionario gubernamental entregó a Ruiz Urquiola un certificado médico de sus parámetros clínicos, incluido un análisis de VIH que sería negativo, precisó el científico, quien enfermó con fiebre alta, flemas abundantes y dolores corporales dos días después de salir en libertad.

Al saberse infectado, el científico cubano reconstruyó su vida, incluidos contactos sexuales ocasionales con preservativos desde mayo de 2018 hasta el verano pasado, cuando comenzó el tratamiento en Suiza, y ha llegado a la conclusión de que fue infectado por vía intravenosa. Ruiz Urquiola recuerda que en en la Sala de Cuidados Especiales del hospital le cambiaron el dispositivo de administración de sueros de rehidratación, pese a que el sustituido era nuevo.

"Durante mi huelga de hambre y sed, desde el 16 de junio hasta el 2 de julio, recibí infusiones intravenosas de cloruro de sodio y dextrosa", rememora el biólogo cubano, que se enfrentó con el médico jefe de la Sala K porque ordenó que le pusieran una infusión de glucosa concentrada intravenosa y con una jeringuilla, lo cual le provocó desmayos y pérdida de equilibrio.

Otro hecho que Ruiz Urquiola relaciona con su actual diagnóstico es que un agente de la Seguridad del Estado de Cuba lo abordó, en junio de 2019, impidiéndole llegar hasta su finca en Viñales, y que durante la conversación le preguntó por su salud y si tenía relaciones sexuales con otros hombres.

Las ONGs Sociedad Internacional para los Derechos Humanos (IGFM, por sus siglas en alemán) y Lesbianas y Gays en la Unión (LSU, por sus siglas en alemán) serán las encargadas de presentar la demanda contra el gobierno de Cuba ante Naciones Unidas y la Unión Europea, confirmó Ruiz Urquiola a CiberCuba desde Frankfurt, Alemania, tras reunirse con dirigentes de ambas entidades.

El biólogo cubano, que fue expulsado de la Universidad de La Habana, explica que su enfermedad lo obligará a alternar estancias en Cuba y Europa para atenderse adecuadamente y tener acceso a los medicamentos necesarios, según recomendaciones de sus familiares y de su propio médico.