Ángel Santiesteban recibe premio Václav Havel 2020 para la disidencia creativa
Este galardón incluye $5000 en efectivo y una residencia de un mes en la Biblioteca Vaclav Havel en Praga iniciando el 24 de septiembre de 2020
Ángel Santiesteban recibe el premio Václav Havel 2020 para la disidencia creativa
 

Reproduce este artículo

El escritor y periodista cubano, Ángel Santiesteban-Prats recibió este jueves el prestigioso premio  Václav Havel 2020 para la disidencia creativa, otorgada por la Fundación del mismo nombre.

En el comunicado oficial reza que se le atribuye el premio titulado "Perturbando la Paz 2020"  por ser "un escritor valiente en riesgo".

Este galardón incluye $5000 en efectivo y una residencia de un mes en la Biblioteca Vaclav Havel en Praga iniciando el 24 de septiembre de 2020.

Las nominaciones para el premio se recogen cada año de instituciones internacionales destacadas en literatura y derechos humanos.

El Comité de Premios de VHLF prepara una lista corta y la envía a los miembros del jurado, quienes seleccionan al ganador.

Los ganadores anteriores del premio Disturbing the Peace Award son la escritora y periodista turca Asli Erdogan (2019); la escritora, reportera, músico y poeta china Liao Yiwu (2018); el novelista kurdo Burhan Sönmez (2017) y la escritora birmana Ma Thida (2016).

Santiesteban Prats es un reconocido escritor de cuentos, comentarista social y periodista independiente cubano. Ha recibido varios premios literarios, entre ellos el Premio Alejo Carpentier 2001 del Instituto Cubano del Libro por su colección de cuentos, Los niños que nadie quería , y el Premio Casa de las Américas en 2006 por su corto- colección de cuentos, Bienaventurados los que lloran.

El escritor cubano comenzó sus críticas públicas contra el régimen a través del blog Los hijos que nadie quiso, y en 2007 ya sufría la censura de las autoridades.

En diciembre de 2012 fue enjuiciado y condenado a cinco años de cárcel, bajo cargos relacionados con violencia doméstica, en lo que muchos consideraron un caso fabricado por la policía política para desacreditarlo y acallar voces discrepantes.

Santiesteban fue liberado en 2015.