Activistas se manifiestan frente al consulado cubano en Madrid

Cámara Michel Nonardo Perea, Edición de video Yanelys Nuñez Leyva

 

Un grupo de cubanos se manifestó este domingo en Madrid, frente al consulado de Cuba, en apoyo a la convocatoria de protesta pacífica realizada por UNPACU y Cuba Decide.

La opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y promotores del proyecto Cuba Decide (organización que busca propiciar una transición democrática en la Isla a través de elecciones vinculantes) habían convocado a una protesta masiva y pacífica en Cuba para el domingo 8 de septiembre, que coincidía con el día de la Virgen de la Caridad del Cobre.

Lázaro Mireles, activista de Derechos Humanos, y organizador de la manifestación frente al Consulado cubano en Madrid, hizo un llamado a “reunirnos (…) cada vez que sea necesario para abogar por la libertad de Cuba”.

Nelson Gandulla, otro de los que acudieron a la convocatoria en Madrid, dijo que quiere “que las cosas en mi país mejoren y que mi pueblo pueda disfrutar de las cosas que yo estoy disfrutando en este país, que es de democracia y libertad”.

Gandulla llevaba un ramo de girasoles en sus manos y un estandarte multicolor, símbolo de la comunidad LGBTIQ. El joven se define como un exiliado por su activismo a favor de los derechos de los miembros de la comunidad LGBTIQ en Cuba y por su labor como periodista independiente.

(…) vamos a apoyar los que estén aquí puedan regresar y los que están dentro puedan vivir una vida mejor”, agregó Gandulla.

Georgina Romero, que también asistió, a la protesta, dijo haber emigrado de a Suiza en 1987. Su padre fue de lo que se le “viraron” a Fidel Castro.

Me da rabia con la gente también que nos dice, ‘los cubanos son cobardes, por qué no salen a las calles’, y no se dan cuenta de lo que pasa en el comunismo”, comentó a ADN CUBA.

Los opositores, tanto en Cuba como en Madrid, reclamaban asuntos inherentes a las libertades en Cuba, como la liberación de los presos políticos, el cese de los abusos policiales, y los allanamientos de viviendas de disidentes, así como el cese de las prohibiciones de salida y entrada a la Isla de ciudadanos a los que el régimen considera “enemigos de la Revolución”.

 

 

Otro de los objetivos era protestar contra el acuerdo de cooperación entre Cuba y la Unión Europea, cuya Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, Federica Mogherini, se encontraba de visita oficial en la Isla para revisar dicho acuerdo. La diplomática Europea, sin embargo, ofreció declaraciones en las que no se refirió a la situación de los Derechos Humanos en Cuba, y prefirió hablar del cambio climático.

Este lunes decenas de activistas y opositores continuaban arrestados después del intento de manifestación, que fue frustrado en gran medida por un fuerte despliegue represivo de la policía política cubana, informó Radio Televisión Martí.

José Daniel Ferrer y Carlos Amel Oliva, líderes de UNPACU, continuaban detenidos, según denunció la activista Katerine Mojena.

Mojena dijo en redes sociales que algunos de los liberados fueron golpeados. A algunos “le aplicaron técnicas de judo”, y otros los habrían lanzado y pateados en el suelo, dijo a RTV Martí.

Organizaciones como Cuban Prisoners Defenders y el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, así como la mayoría de los medios de la prensa independiente, han denunciado la escalada represiva a propósito de la convocatoria, que coincidió con los días en que .

Mara Tekach, la encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, también declaró en Twitter el apoyo de su país a Ferrer.

Los Estados Unidos le apoyan a usted y al pueblo de #Cuba en la lucha por sus libertades. Hacemos un llamado a que liberen a todos los detenidos. El pueblo cubano merece más”, manifestó.