Fiscalía solicita 10 años de cárcel para manifestante del 11J en Camagüey

El joven Dixán Gainza Moré está detenido desde el 11J en una cárcel de máxima seguridad en la provincia. Todavía desconoce la noticia de la sanción que piden para él.
 

Reproduce este artículo

La Fiscalía de Camagüey solicitó 10 años de cárcel para el joven cubano Dixán Gainza Moré, por participar en las manifestaciones del 11 de julio allí, informó este 21 de octubre su hermana, Disney Azahares.

Una llamada telefónica de la abogada que atiende su caso confirmó la noticia a la familia de Gainza, quien se encuentra en la prisión de máxima seguridad "Kilo 8", en la provincia oriental.

Azahares asegura que su hermano no ha podido comunicarse pues la Seguridad del Estado (SE) —policía política del régimen— se lo prohibió. También dice que le han fabricado nuevos cargos, para aumentar su condena.

La joven calificó de "farsa" todo el proceso legal contra su hermano y otros arrestados tras las manifestaciones de julio y recordó que la SE presiona constantemente a los familiares para que no hables. "Es una tortura psicológica", declaró indignada en redes sociales.

El 15 de octubre su madre, Maira Moré Agramonte, contó a ADN Cuba que Gainza Moré era el único sustento de ella, una mujer asmática, y de sus padres, ancianos de más de 80 años.

"Él era el único proveedor, el que los cuidaba. Hace tres meses que no lo vemos. Los ancianos tuvieron Covid; están muy destruidos. He hecho muchos escritos denunciando esto", añadió.

Gainza Moré, de 35 años, estuvo 16 días en huelga de hambre y cuando pudo llamar a su madre "la voz era casi de un muerto. Nunca podré olvidar eso", señaló Maira.

Moré Agramonte ha recibido varias visitas de agentes de la SE cuestionando sus denuncias sobre el encarcelamiento de su hijo y la precaria situación de sus padres. "Hace tres meses que no veo a mi hijo", lamentó la madre cubana.

De acuerdo con ella, la familia pagó a una abogada para llevar su caso y "cuando la llamamos no nos dice nada. Me lo tienen en una prisión de máxima seguridad".

Gainza Moré trabajaba en la fábrica de galletas de la provincia Camagüey y durante la pandemia de COVID-19 se ofreció como mensajero de sus vecinos.

"Estamos muertos en vida. Manifestarse no puede ser penado. No hizo ningún vandalismo. Han acabado con nuestras vidas: estamos vivos pero sé que no lo vamos a superar. Mi hijo no es ningún delincuente; lo conoce Camagüey entero. No como, no duermo", señaló Maira.

El activista Dixán Gainza Moré fue arrestado en su vivienda en la noche del 11 de julio de 2021, día en que ocurrieron protestas populares en todas las provincias del país.

Las autoridades del régimen lo acusan de los supuestos delitos de “instigación al delito” y “desorden público”. No hay fecha para su juicio.

Desde inicios de octubre, el sistema judicial cubano comenzó a imponer sanciones a varios prisioneros, por delitos como “desacato”, “instigación a delinquir” y “desorden público”. Las penas oscilan entre pocos meses y 14 años.

La Fiscalía de Artemisa pidió 14 años de prisión para el cubano Yeremin Salsines Jane, de 31 años, por manifestarse pacíficamente allí.

El 19 de octubre el Tribunal Municipal de San José de las Lajas condenó a diez años de cárcel al joven Roberto Pérez Fonseca, quien rompió un cuadro de Fidel Castro durante las protestas.

"Las peticiones fiscales contra manifestantes pacíficos en Cuba prácticamente equiparan las protestas con los delitos de homicidio. De concretarse, estas serían las sanciones de cárcel más altas desde la Primavera Negra de 2003 por motivos políticos”, indicó Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio Cubano de Derechos Humanos.