Abogados del exilio apoyarán a víctimas del 11J y denunciarán a castristas

Se trata del “mayor esfuerzo legal del exilio”, con un equipo de abogados pertenecientes a más de diez grandes despachos, y también tienen socios en otros países y Cuba
Policía política arresta a manifestante en Cuba. Foto: Reuters
 

Reproduce este artículo

Un equipo de 23 abogados e investigadores trabajará en denunciar ante organismos internacionales los actos represivos de funcionarios del régimen cubano, y los abusos contra las víctimas del castrismo tras las protestas antigubernamentales del 11J.

El objetivo de la iniciativa es que los actos de represión tengan consecuencias y las víctimas tengan rostro, declararon a Radio Televisión Martí miembros del grupo, que trabajará de forma gratuita.

Agustín “Gus” García, coordinador del equipo legal, dijo que lo principal es visibilizar a los que sufren la represión: “Hay que documentar los abusos para que el mundo lo vea. Hay que documentar el nombre de la persona, que la persona es una persona y no es nada más una estadística. Eso es importante a los foros internacionales”.

García coordina el “mayor esfuerzo legal del exilio”, y dijo en rueda de prensa que en el equipo hay profesionales de más de diez grandes despachos de abogados, y también tienen socios en otros países y Cuba.

Otro de los juristas que participan en la iniciativa es el cubanoamericano Nicolás “Nick” Gutiérrez Jr., quien añadió que pretenden cerrar el círculo sobre los funcionarios del régimen de La Habana responsable de las violaciones de derechos.

“Estamos coordinando con abogados en España a ver cómo podemos utilizar la jurisprudencia española para cerrarle esa vía de escape a los represores del régimen, muchos de los cuales viajan a España, tienen propiedades, dinero y familiares allá”, dijo Gutiérrez a Radio Televisión Martí.

Según Gus García, aunque el equipo se reúne a propósito de la ola represiva tras el 11J continuarán actuando a largo plazo: “Si el sistema cubano quiebra, ellos van huir como los nazis en el pasado, por todas las partes del mundo. Tenemos que pararlo para identificar a los criminales, para que no se escapen (...) nuestra base legal es para hoy, para mañana y el futuro después de mañana”.

Gutiérrez envió un mensaje al pueblo cubano: “Nosotros utilizaremos las vías que tenemos, sean aquí, en España, en Europa y Latinoamérica o donde sea para ver cómo podemos ayudarlos a ustedes”.

García subrayó que muchos de los detenidos-desaparecidos tienen doble nacionalidad y las autoridades de países como España e Italia están obligadas a ocuparse de sus ciudadanos que han sido víctimas de la represión y la judicialización de las protestas en la isla, informó la agencia de noticias EFE.

A un mes de las masivas protestas contra el régimen comunista, la ONG Cubalex suma en su listado más de 809 detenidos y desaparecidos. Según el último corte, están aun 173 personas en proceso de verificación; 373 confirmados como detenidos; 10 desaparecidos; y 253 han sido excarcelados, aunque muchos de ellos están recluidos en sus domicilios a la espera de que concluyan sus procesos judiciales.

El líder del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, señaló como muy preocupantes los casos de las figuras de oposición José Daniel Ferrer (coordinador nacional de la Unpacu), incomunicado desde hace un mes, y Félix Navarro, de la Mesa de Unidad Acción Democrática (Muad) quien supuestamente está enfermo de la COVID-19 en prisión.

Sánchez también presentó el borrador de un plan humanitario para “cuando comience el desplome de la dictadura” cubana e invitó otras fuerzas del exilio y de la oposición a debatirlo.

“Debemos estar preparados lo mejor posible para evitar un caos social que cause muertes, hambruna, enfermedades, éxodo y otros flagelos al colapsar el presente sistema si no hay de inmediato una mano solidaria organizada”, se lee en el documento.

Según la agencia EFE, el borrador trata de manera pormenorizada de aspectos como la ayuda humanitaria de emergencia, el transporte marítimo, aéreo y terrestre, el manejo de los servicios públicos, la alimentación, la electricidad y el combustible, y el manejo de hospitales, clínicas y farmacias, y de las comunicaciones.