Denuncian caso de homofobia en un bar de La Habana

Se trata de un hombre que entró a dicho bar y de manera peyorativa estuvo diciendo palabras ofensivas, una de ellas "maricón", a uno de los meseros
bar de La Habana
 

Reproduce este artículo

Un usuario de Facebook denunció este martes un supuesto caso de homofobia acontecido en el bar privado Rey&Gaby, ubicado en La Habana.

Riuber Alarcón Estevez fue quien comentó lo sucedido en la red social, pues asegura que estaba allí.

Se trata de un hombre que entró a dicho bar y de manera peyorativa estuvo diciendo palabras ofensivas, una de ellas "maricón", a uno de los meseros que trabajaba en el sitio, al parecer, abiertamente gay. De acuerdo con el relato, el joven no le contestó seguramente por miedo a perder su trabajo, y además bajaba la cabeza.

 

 

Alarcón Estevez explicó que tampoco dijo nada pues un amigo también labora en el lugar.

"Pido a la gerencia que no permitan que los clientes maltraten a sus trabajadores, sean gays, mujeres u hombres heteros, en fin a nadie, aclaro que quizá los gerentes no vieron este comportamiento (imagino que no lo hubieran permitido)", agregó.

"Por eso es tan necesario que acaben de legislar en nuestro Código de Familia los crímenes de odio, para que asquerosos como estos paguen por sus abusos, aquí les dejo las fotos y abro el debate", concluyó.

 

 

En septiembre pasado, circuló en las redes cubanas una denuncia hecha por Chirly Morenza, integrante de la red TransCuba, a propósito del discriminatorio "Manual de normas Organizativas y de funcionamiento de la sala de fiesta La Terraza" del hotel Pernik, en Holguín.

El documento prohibía el acceso a "las compañeras y compañeros transexuales en su carácter de transformen" (sic) asegurando que "no coinciden en su apariencia con los documentos legales por lo que ocultan su verdadera identidad".

Tras la denuncia realizada en la web Entre Diversidades por la violación que esto representa a los derechos de la comunidad trans y al principio de igualdad y no discriminación manifestado en el artículo 42 de la Constitución cubana, activistas de la comunidad enviaron una queja al Ministerio del Turismo para alertar sobre tales sucesos.