Ruy López Nussa y su primer fonograma como solista

Se llama “Dos lenguajes”, nombre que responde a sus dos talentos, el piano y la batería
Ruy López
 

Reproduce este artículo

El compositor y percusionista cubano, Ruy Adrián López-Nussa, promueve su primer fonograma como solista, llamado “Dos lenguajes”, que involucra a destacados exponentes del jazz y responde a su doble formación en el piano y la batería, amplían varios medios oficialistas cubanos.

Se trata de un audiovisual en el que el protagonista se acompañará de los dos instrumentos base que le han nutrido durante toda su carrera: el drums y el piano, según informó una nota de prensa compartida por la Gerencia de Imagen y Desarrollo de Bis Music.

Ambos instrumentos indistintamente, comparten roles y se intercambian a medida que se presentan los temas y sus ejecutantes en una fina y variada selección que le permite, al decir de Wendy Guerra, el entrenamiento colectivo ejercitado en el universo del Jazz adquirido a lo largo de su experiencia.

Los amantes del jazz podrán disfrutar de este material, disponible desde el día 5 de febrero en las plataformas digitales, el canal de YouTube del artista y de Bis Music y el audiovisual será estrenado el próximo 12 de febrero en el Canal Clave para la televisión cubana.

Dirigido por Mayra María García y Enrique Carballea, este material es una puesta en escena con marcada intención en la sola presencia de sus participantes en el prestigioso Teatro Martí de la capital habanera.

Entre ellos figuran Ernán y Harold López-Nussa, Aldo López-Gavilán, Maykel González, Dayme Arocena, Ruly Herrera, William Roblejo y Elmer Ferrer, todos grandes intérpretes de la escena jazzística cubana.

Ellos interactúan en la intimidad de un mundo sonoro que Ruy Adrián pone a disposición para abrirse a múltiples personalidades que encarnan su música, de lo clásico a lo emergente, de lo culto a lo popular, comentó también Guerra en las notas discográficas.

Así mismo puede apreciarse tanto una “guajira” scateada, como una “Yuka funk” con un aderezo sonoro bien mixto, un nostálgico “Volver a Cuba” con la sutileza de un vibráfono que arrulla o caminar por un “Lindero” misterioso que hace reflexionar.