Ministro de Cultura del régimen se pronuncia contra Gente de Zona y los influencers

El mustio ministro cubano de Cultura, Alpidio Alonso, se montó en la ola de críticas oficialistas a Gente de Zona, luego del destape político contra el régimen del famoso grupo cubano de reguetón
Gente de Zona. Foto: Sony Music
 

Reproduce este artículo

El mustio ministro cubano de Cultura, Alpidio Alonso, se montó en la ola de críticas oficialistas a Gente de Zona, luego del destape político contra el régimen del famoso grupo cubano de reguetón y otras músicas urbanas latinas.

Este domingo, a falta de algo mejor (o permitido por sus jefes) que hacer, también se pronunció negativamente sobre los comunicadores e influencers opuestos a la dictadura castrista, sobre todo Alex Otaola.

Alonso, un ingeniero autor de un par de poemarios mediocres y que realmente ha hecho carrera en el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, recomendó en Twitter un artículo del medio oficialista Cubahora, que se explaya en denostar a los populares músicos Alexander Delgado y Randy Malcolm.

Asegura el ministro que es un “documentado y en varios sentidos esclarecedor artículo”, el que se tituló como “GdZ: Crónica de una deriva anunciada”.


De esta manera, Alpidio secunda a un articulista que afirmó que los reguetoneros “en ´el país de la libertad´, devinieron en esclavos del negocio de la música”.

“El famoso dúo de reguetoneros, esclavizado por la dictadura del mercado, señales ya venían dando de su tirar pa´l Norte”, añadió José Ángel Téllez Villalón, quien firmó el texto.

El firmante del texto, alguien que viene haciendo carrera secundando campañas del régimen castrista, añadió que los integrantes de Gente de Zona eran esclavos porque habían pactado con la discográfica Magnus de Marc Anthony, acatando lo que este le dictara.

Incluso el redactor llega a utilizar una “metáfora” que puede considerarse racista al decir que Miami era una especie de “barracón”, luego de recalcar una y otra vez que los reguetoneros eran “esclavos”.

Todo ese ataque desde el castrismo (después de que Díaz-Canel y la primera dama bailaran “La Gozadera” en un concierto en La Habana) llegó luego de que Alexander y más tarde Randy reconocieran su descontento con el gobierno actual de Cuba, y antes del ya famoso “Abajo la dictadura” dicho por el líder de GDZ en el “Free Cuba Fest” celebrado el 10 de octubre en el Miami Marine Stadium.

A tono con este tuit, y al parecer en domingo de tareas “revolucionarias” en redes sociales, el ministro Alonso también arremetió contra los influencers, específicamente contra Otaola, de quien compartió una fotografía con el presidente Donald Trump.

“Denunciamos las maniobras groseras e ilegales de la maquinaria mediática ultraderechista de Miami y del propio gobierno de Estados Unidos, dirigidas a presionar intelectuales y artistas cubanos y provocar su ruptura con la Revolución”, expresó el funcionario del régimen.

“Una vez más, fracasarán”, aseguró el tuit Alpidio Alonso, quien desconoce el derecho a la libre expresión y posicionamiento político de los artistas cubanos, y bajo cuyo mandato el Ministerio de Cultura es cómplice y ejecutor de la persecución de artistas por parte de la Seguridad del Estado.