Concierto de Pablo Milanés, entre agentes de la Seguridad del Estado

Los agentes del régimen velaron los carteles en pulóveres y que no se gritaran consignas contra el castrismo.
Concierto de Pablo
 

Reproduce este artículo

Varios asistentes al concierto de Pablo Milanés este 21 de junio en la habanera Ciudad Deportiva, denunciaron la presencia de agentes de la Seguridad del Estado en las puertas y entre las filas de butacas del coliseo.

El actor y activista cubano Daniel Triana, conocido en redes como “Danielito Tri Tri”, expuso en su Facebook como trabajaron los agentes castristas durante la presentación de Milanés.

“El amigo de un amigo fue con un pullover con las palabras: "Yo soy un caso social", como el parlamento que dice Pichi a Tahimí Alvariño en “Lista de Espera”. Al muchacho no lo dejaron entrar así, ni siquiera virándose al revés el pullover. Tuvo alguien que traerle otro y cambiarse ahí mismo”, escribió en su perfil.

Muchos agentes de la Seguridad del Estado con acceso libre a todas las áreas de la instalación, como si de personal organizativo se tratara. Así de normalizada está la supremacía de la policía política en Cuba”, agregó.

“Ahí estaban Yordan, Darío, Isabel, etc. muy cerca de nosotros todo el tiempo. Cada vez que nuestro grupo de amigos cantaba muy efusivo o vitoreaba se acercaban listos para disolver aquello. Como cuando cantamos “Los Días de Gloria” o “No Ha Sido Fácil”, continuó.

“Yordan fue con un pullover de la CUJAE, me pregunto, ¿qué ingeniería habrá estudiado? Pobres, de pie y tensos todo el rato, no sé si habrán disfrutado el concierto. Nosotros sí, y mucho”, añadió.

“Pájaros muy fuertes le gritaron "Gracias, Pablo" cuando cantó El Pecado Original, mucha gente aplaudió cuando cantó los versos "Hay un pueblo que espera silencioso..." y vitoreó con una canción sobre el exilio de los amigos que yo no conocía. Gracias Pablo Milanés. Valió la pena”, concluyó.

Trana no fue el único que denunció la presencia de agentes en el concierto del trovador cubano. La periodista independiente, Yadiris Luis, igualmente reportó que el Coliseo estaba colmado de represores.

“Pablo cantó y la gente que fue a oírle gritó, lloró y cantó de felicidad. Pablo dijo que su mejor público siempre ha sido el cubano. Poquito importaron los rostros de nuestros represores en la entrada o amalgamados, y con pésimos disfraces, dentro de la masa”, explicó.

“Las posibles maniobras ensayadas por si el concierto se les iba de las manos, los cortes de internet y las tretas de quienes no han tenido nunca un día de gloria, aunque hayan reescrito la historia para que así lo parezca. Cuando digo que estábamos rodeadas, no miento, detrás oficialismo y AHS Nacional, al lado la UJC, con un cartelón”, sentenció.