Apoya la Uneac a Alexander Abreu mientras excluye a voces disidentes
La oficialista Uneac salió en defensa del artista cubano Alexander Abreu por una supuesta campaña mediática en su contra, mientras la organización estatal excluye y expulsa a otros creadores que no apoyan al régimen
Apoya la Uneac a Alexander Abreu mientras a voces disidentes
 

Reproduce este artículo

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) apoyó al músico cubano Alexander Abreu a través de un pronunciamiento de carácter genérico publicado en su sitio oficial. La organización estatal defiende a conveniencia a aquellos que se posicionan del lado del régimen, mientras excluye a otras voces que disienten y también forman parte de una cultura más diversa e inclusiva.

El texto, ausente de toda originalidad y escrito a la usanza de los “ladrillos soviéticos” emplea una anécdota mambisa en sus inicios: “Con la vergüenza!, respondió el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz cuando, casi sin armamentos ni logística, enfrentó a una columna española y un compañero de armas indagó con qué contaba. Con la misma vergüenza cuentan los creadores cubanos para enfrentar la ignominia de quienes vierten su odio contra colegas de impecables trayectorias, que han decidido compartir el destino de nuestro pueblo”.

La presidencia de la organización y quienes pertenecen a las comisiones permanentes de Educación, Cultura y Sociedad; Cultura, Género y Equidad; y la José Antonio Aponte contra el Racismo y la Discriminación Racial se pronuncian en contra de los ataques en redes sociales a diferentes artistas que apoyan a la dictadura. Los creadores que no apoyen el sistema pueden ser víctimas de acoso en cualquier plataforma que no serán defendidos por ninguna instancia estatal.

“Hemos observado con indignación ataques en las redes sociales a poetas, actores, músicos, periodistas, científicos sociales y otros compañeros y compañeras, todos ellos comprometidos con los más elevados valores de la cultura y la sociedad cubanas. Contra tales agresiones se pronuncian los miembros de nuestra organización”, sostiene el pronunciamiento.

Otra vez, el oficialismo culpa al gobierno de Estados Unidos de promover campañas en redes sociales y actos que derivarían en el estallido social tan temido por el régimen. 

“Las amenazas y expresiones groseras responden al guión mediático dictado por los neoplattistas y sus amos, quienes desde Washington y la Florida, dinero mediante y con la complicidad de algunos sietemesinos que medran entre nosotros, pretenden minar la unidad y destruir sueños y esperanzas. En su delirante afán han llegado a emplear términos que revelan la más baja catadura moral”.

Abreu también ha sido defendido por el presidente impuesto Miguel Díaz-Canel y el ministro de Cultura Alpidio Alonso luego de que se desatara una supuesta campaña mediática en su contra.

Este martes 15 de septiembre comenzó a circular un texto llamado "El Estado y la alimentación del pueblo", bajo la firma de Abreu, sin embargo, el verdadero autor es Dagoberto Valdés, director del Centro de Estudios Convivencia (CEC).

El propio CEC, donde se publicó originalmente el artículo, salió a aclarar la situación en redes sociales: "El artista cubano Alexander Abreu no tiene nada que ver con esta publicación. Alguien, que evidentemente no ha sido Dagoberto Valdés, ha querido confundir poniendo como autor al respetado músico cubano".

También Alexander Abreu comentó sobre lo sucedido en redes sociales.
"Quiero q sepan que no soy yo el que escribió esto. Simplemente son personas que tratan de alterar mi tranquilidad y eso no sucederá. Estoy tranquilo haciendo música en casa con mi familia en mi Cuba que amo más que a nada".

El pasado mes de agosto, la Uneac expulsó de sus filas al escritor camagüeyano Pedro Armando Junco López por criticar en una carta publicada en Facebook la decisión del régimen de dolarizar la economía de Cuba.

Las razones dadas para la expulsión fueron por haber actuado “en franca contradicción con los principios, estatutos y reglamentos de la Uneac”. La Uneac, como ente estatal, defiende la política cultural cubana, la misma que se basa en la célebre frase “Dentro de la Revolución todo, fuera de la Revolución nada” del dictador cubano Fidel Castro. Que está dentro y fuera lo define el régimen.