Cuentapropistas de Guántanamo se quejan de elevados precios de tiendas en divisa

No hay dónde comprar nada y tenemos que adquirir lo necesario a sobreprecio con las personas que vienen del exterior, declaró una cuentapropista
 

Reproduce este artículo


Los cuentapropistas de Guantánamo, como el resto del sector privado en Cuba, se quejan constantemente de la escasez y lo difícil que se hace impulsar un negocio privado en Cuba.

Hasta los medios oficiales han tenido que dar voz a las frustraciones de estas personas, a pesar de que no acostumbren a publicar críticas e insatisfacciones de la población. “No tenemos suficientes mercancías y las que hay, no alcanzan para todos nosotros”, declaró el dueño de una pizzería a la prensa oficialista a nombre del gremio.

“En principio, los impuestos son los adecuados”, agregó en relación con la tasa impositiva que pone el Estado. “Pero ahora no la podemos pagar porque no tenemos ingresos. Nada más mira cómo están los quioscos, casi vacíos: no hay mercancías”.

“No hay dónde comprar nada y tenemos que adquirir lo necesario a sobreprecio con las personas que vienen del exterior”, declaró la dueña de una tienda de ropa, que también se dedica a la costura.

Aunque esta es una situación común en todo el país, hacia el oriente se hace más crítica, porque aquella es la región más pobre de Cuba. Si es cierto que los productos escasean en toda la isla, en la región más oriental la carestía se hace sentir con fuerza.


El sector no ha podido despegar y más bien ha involucionado luego de que Raúl Castro llegara a la presidencia del país con discursos reformistas, reforma que a la postre no se cumplió. Varios economistas cubanos culpan a la extrema centralización económica del sistema.

En entrevista concedida a ADN Cuba, el prestigioso economista cubano Carmelo Mesa-Lago dijo que el gobierno no tiene interés en descentralizar para no perder control económico y político.