Comercio de alimentos entre Cuba y EE. UU. creció en 2019
Según el Consejo Comercial y Económico EE.UU.-Cuba, a pesar del embargo La Habana se ubica en el lugar 56 de la lista de intercambio comercial con EE.UU.
Exportaciones de alimentos a Cuba

Las exportaciones agrícolas y de alimentos a Cuba aumentaron un 14% en 2019, a la par que disminuyeron las relacionadas con los productos médicos y las donaciones, indicó un informe del Consejo Comercial y Económico Estados Unidos-Cuba (Cuba Trade).

En general, el intercambio comercial entre la isla y EE.UU. ascendió a 257.6 millones de dólares en el 2019, de 224.9 millones el año anterior.

El documento precisa que, sin embargo, las exportaciones de alimentos y productos agrícolas cayeron 65.7 por ciento en diciembre del pasado año, en comparación con el mismo mes del 2018. En el área de la salud, en el 2019 las exportaciones desde EE.UU. hacia la isla superaron el millón de dólares, un decrecimiento desde los 3 millones 492 mil del año anterior.


Lo mismo ocurrió con las donaciones, que cayeron a 7 millones 150 mil el pasado año, de 8 millones 980 mil en el 2018.

Según el Consejo Comercial y Económico EE.UU.-Cuba, a pesar del embargo impuesto por Washington al régimen de la Isla, La Habana se ubica en el lugar 56 de la lista de intercambio comercial con EE.UU.

Pese a que hayan aumentado las exportaciones no se notó un desahogo para los cubanos en términos alimenticios. A lo largo de 2019 fueron noticia las colas en todas partes para adquirir comida en cualquier establecimiento estatal, la situación a la que llaman coyuntural y que afecta todos los ámbitos en el país continúa en 2020.

La Habana persiste en culpar a Washington por la crisis económica y considera que, de levantarse el embargo, mejoraría rápidamente el desempeño comercial, productivo y financiero de su sistema.

El embargo entró en vigor en 1962, con el objetivo expreso de rendir al régimen cubano a través de la asfixia económica. El régimen de los Castro lo considera una política “genocida”, mientras que el gobierno estadounidense y el exilio cubano creen que es necesario para forzar un cambio político en la isla.

Esta medida ha pasado por diferentes etapas, en dependencia de si el gobierno de turno en Washington cree en su flexibilización o relajamiento. Según declaraciones de la actual administración, es necesario mantenerlo y robustecerlo con tal de rendir al último de los Castro en el poder.