Casas de cambio dejan de comprar CUC en aeropuerto de Ciudad México
Según comentaron varios trabajadores de distintos locales, hace una semana se recibió la orientación de no comprar ni vender más CUC
Casas de cambio

Las últimas medidas del gobierno cubano en la esfera monetaria empiezan a tener efectos fuera del país.

Alrededor de 10 locales que compraban y vendían pesos cubanos convertibles (CUC) en el aeropuerto internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, han dejado de operar con esta moneda. 

Las casas de cambio que aceptan CUC se identifican porque colocan una bandera cubana en sus pizarras o vidrieras. Sin embargo, en los últimos días cuando alguien se acerca a cambiar pesos convertibles, generalmente recibe la misma respuesta desde el otro lado del cristal: “Ya no los manejamos”
 

 

 

Según comentaron varios trabajadores de distintos locales, hace una semana se recibió la orientación de no comprar ni vender más CUC.

“Es porque en Cuba ya no permiten sacarlos ni entrarlos”, dijo uno de los trabajadores, haciendo referencia a la Resolución 276/2019 del Banco Central de Cuba que prohibió “la exportación e importación del medio de pago denominado peso convertible de curso legal, en cualquier denominación”. Dicha norma entra en vigor el próximo 15 de noviembre.  

Aunque sacar CUC del país estaba prohibido desde el 2012, muchos cubanos que viajaban a México por cuestiones personales o comerciales, se las ingeniaban para llevar consigo esta moneda y cambiarla en el aeropuerto de la ciudad, con precios similares a los de las Casas de Cambio (CADECA) cubanas. 

Sin embargo, en el día de ayer solo aceptaban CUC un total de seis locales, fundamentalmente aquellos situados cerca de la sala E1 de la terminal 1, por donde salen los pasajeros procedentes de La Habana. Los precios de compra oscilaban entre los 17 y 18 pesos mexicanos por CUC. Tasas inferiores a las registradas hace un par de semanas, cuando se cotizaba entre 18 y 19 pesos mexicanos. Otros pocos locales solamente venden, según dijo uno de los agentes de las casas de cambio “para aliviar las cantidades que tenemos acumuladas”. 

 

 

“Si antes nos arriesgábamos a que nos decomisaran los CUC en la Aduana, ahora también corremos el riesgo de llegar a México con billetes que no son más que papeles”, dijo Yankiel, un joven que viaja de “mula” una vez al mes al país azteca. 

Este nuevo escenario afecta a quienes realizan comercio informal entre la Isla y México. Dentro de Cuba, la apertura de tiendas en dólares ha provocado que el CUC se deprecie en el mercado subterráneo de divisas, llegando a alcanzar el precio de 1.30 por cada USD, una cuestión agravada por la escasez de dólares en los bancos y casas de cambio del país.

 

 

Por tanto, ante la imposibilidad de cambiar los pesos convertibles directamente en México, muchos de los que viajan al exterior a realizar compras deberán obtener dólares en el mercado informal cubano, pagando por ellos más CUC de lo acostumbrado.  Esto encarecerá los costos de sus inversiones y repercutirá necesariamente en el precio de los productos que venden en Cuba

En esta ecuación, el afectado final será probablemente el mismo de siempre: el cubano de a pie, puesto que de México procede una parte importante de los productos que se venden en el mercado subterráneo y que constantemente escasean en la red de tiendas estatales, como los de higiene y aseo personal.