Arroz y croqueta, “menú especial” para el personal médico de guardia en Cuba
Un médico cubano denunció la escasa cantidad, calidad y variedad de la comida que ofrece el gobierno al personal de la salud que hace guardia
Arroz y croqueta para médicos de guardia
 

Reproduce este artículo

La alimentación de los trabajadores al servicio del Estado en Cuba ha sido objeto de críticas desde hace décadas, pero este 2021, con el inicio del llamado ordenamiento monetario y su adyacente elevación de los precios, ha sido un tema candente de debate y fuente de indignación en la isla, tanto en las calles como en el ciberespacio.

Como una muestra más de ello, este viernes el médico Orlando Bosch Almeida acudió a su perfil de Facebook para mostrar y denunciar la mala calidad de la comida que brindan en los hospitales cubanos al personal de guardia, a pesar de que se supone que el sector de la salud es uno de los priorizados por el régimen.

“Esta es la comida de un médico de guardia, sin palabras, la imagen habla sola, esa es la Cuba de hoy en día, lo demás es mentira”, escribió el galeno, que acompañó su texto de una foto del magro plato que le ofrecieron, contentivo sólo de arroz y croqueta, y en raciones muy justas.

La denuncia y la imagen motivaron decenas de comentarios y reacciones, la mayoría críticos con la mala alimentación dada a los médicos aún en tiempos donde se supone que, por la contingencia sanitaria, son el estamento más importante de la sociedad.

“¡Qué falta de respeto! ¡Qué absurdo! Qué pena que un médico sea tratado así. Sin palabras”, reaccionó ante la denuncia la usuaria identificada como Aimara Fuentes Cabrera, a lo que Bosch contestó irónicamente que no pasaba nada, que al parecer para muchos es suficiente con los aplausos que el pueblo da al personal de la salud a las nueve de la noche cada día.

Para Adriana López, la denuncia fue meritoria de críticas más agudas. “Eso es una vergüenza y una falta de respeto a todo lo que representa y aporta la medicina en Cuba. ¿Dónde están los millones que descuentan de las misiones para mantener el sistema? Con certeza los mandones están comiendo langosta en sus casas… Indignante”, sentenció.

Karenia Núñez observó que, además de lo escasa en cantidad y calidad, la comida mostrada por Bosch en su post es similar a la que se ofrece en todos los hospitales, desde enero más cara por el ordenamiento y su alza de precios. “En mi policlínico, para nosotros al mediodía arroz y fongo, a cinco pesos”, comentó.

Si bien decretó un incremento de salarios y pensiones, el régimen subió también los precios de servicios básicos, trámites que ofrece y bienes que comercializa, a tasas que en muchas ocasiones rebasa el aumento percibido por los trabajadores.

Los almuerzos y comidas en centros de trabajo y comedores de gestión estatal estuvieron entre los elementos cuyo precio se incrementó de manera notoria, bajo el pretexto de que eran y son subsidiados, pero el alza no se ha correspondido con un lógico cambio, para bien, de calidad, cantidad y variedad.