“Aquí no hay amparo para las niñas”: denuncian abuso sexual a una menor en La Habana
Nadie parece estar a salvo en Cuba por la desidia del régimen. Una abuela cubana denunció que su nieta fue abusada sexualmente en febrero del presente año; y el victimario está libre en la comunidad, a pesar de ser reincidente en el delito
“Aquí no hay amparo para las niñas”: denuncian abuso sexual a una menor en La Habana
 

Reproduce este artículo

Nadie parece estar a salvo en Cuba por la desidia del régimen. Una abuela cubana denunció que su nieta fue abusada sexualmente en febrero del presente año; y el victimario está libre en la comunidad, a pesar de ser reincidente en el delito.

Luz Divina Wilson, residente en La Habana, contó a Cubanet que su nieta de siete años fue víctima de abuso lascivo por uno de sus vecinos; y a pesar de las denuncias y otros métodos legales empleados por la familia el sujeto no fue procesado adecuadamente y ya está en libertad e impune.

“Esto es una prueba de que no hay amparo para las niñas ni las mujeres, porque para mi nieta de siete años no lo hay. Mi nieta ha sido desamparada y desprotegida por este gobierno, lo digo así y me mantengo”, expresó esta cubana al medio independiente.

Los hechos transcurrieron cuando la menor jugaba, el 26 de febrero, en una zona común de su localidad junto a otra niña de cuatro años. El ciudadano Luis Alberto Preval Infante se acercó y tocó lascivamente a la niña.

“Pero ya él llevaba tiempo, desde hace rato, parado en el balcón colectivo. Llevaba tiempo, porque cada vez que le íbamos a dar vuelta a la niña, él estaba parado ahí. La niña viene corriendo y me dice a mí: el psicópata viejo que se mudó nuevo me tocó aquí”.

A decir de la abuela, Preval Infante estuvo detenido hasta el 21 de mayo: “Él es reincidente bajo ese delito porque él está bajo libertad condicional. Ha sido advertido por ingerir bebidas alcohólicas, ultraje sexual y procesado también por requerimientos sexuales y amenazas”, afirmó.

“Llevamos cartas a la Fiscalía militar, al Consejo de Estado, le entregamos cartas a miembros de la contrainteligencia, a Díaz-Canel y no he tenido ninguna respuesta. Mi nieta ha sido víctima dos veces: de abuso sexual y abuso de la policía corrupta de este país porque tengo que llamarlos así. Eso fue en febrero y mira que tiempo ha pasado. Era para que ellos hubieran resuelto esta situación”, dijo.

La presencia de este individuo en la comunidad ha levantado el temor de los vecinos que han recogido firmas para que se aleje de allí, puesto que varios niños viven allí.

Recientemente otra menor ha sido desamparada por el régimen, que se hace cómplice de estos actos al no proceder y aplicar justicia. Una niña de 13 años fue violada en la Habana y los violadores no fueron apresados con prontitud, más de un mes después de la violación y gracias a la presión ejercida desde las redes fueron apresados los implicados. Para la dictadura castrista tiene más valor una vaca que el daño físico, moral y psíquico de una menor.

La prensa independiente cubana comunicó el crimen, ocurrido el pasado 6 de septiembre, que no puede quedar impune, a pesar de que la madre de la víctima fue sido advertida de que llevar el caso de violación a la prensa independiente o publicarlo en las redes sociales, “es contrarrevolución y que podría ir presa”.

En lo últimos años los abusos contra menores en el país han ido en aumento. Desde el año 2016 hasta mayo del 2019, los abusos sexuales contra menores en Cuba crecieron en un 24 por ciento, según el último informe oficial “sobre la prevención y enfrentamiento a la trata de personas y la protección a las víctimas”. Solo entre junio de 2018 y mayo de 2019 en el país reportaron 2350 presuntos hechos de abuso sexual contra niños y niñas.

“Cada cuatro horas un menor sufrió por esta causa”, reconoció el medio de prensa estatal Cubadebate. De ellos, 1 179 sufrieron abusos lascivos, 298 violación, 65 pederastia, 533 corrupción de menores y 257 ultraje sexual.