Amenazan con la cárcel a padre de niño judío acosado
Lo amenazaron con la cárcel por informar sobre el acoso contra su hijo a medios “contrarrevolucionarios”. El padre se mantuvo firme y dijo que no se detendría hasta ver a su hijo libre de maltratos.
 

Reproduce este artículo

Autoridades cubanas presionaron al padre de Leosdán, un niño judío víctima de discriminación en su escuela de Camagüey, para que se retracte de la denuncia que hizo del asunto.

Olaine Tejada y Yeliney Lescaille, progenitores del menor de 12 años, acudieron hoy a la secundaria donde su hijo estudia en Nuevitas en dos ocasiones. En la mañana, la directora del centro y María Teresa Hernández, primera secretaria del Partido allí, lo amenazaron con la cárcel por informar sobre el acoso contra su hijo a medios “contrarrevolucionarios”.

En la tarde, se sumó una funcionaria de asuntos religiosos del Partido municipal con el mismo discurso. Tejeda se mantuvo firme y dijo que continuaría informando hasta que se detengan las injusticias contra su hijo. Entonces le reiteraron que la dirección municipal de Educación esperaba que se retractara de la denuncia.

La directora de la secundaria básica dijo a los padres del estudiante que conducirán una investigación sobre la situación del menor en el plantel educacional, pero Tejada no tiene esperanza de que estas instituciones sean imparciales.

El viernes pasado María Teresa Hernández convocó a una reunión para pedir la expulsión del alumno. Los cinco profesores de Leosdán, presentes allí, se opusieron alegando su excelente desempeño académico y su comportamiento amable y respetuoso hacia el profesorado y el resto de los compañeros. Hernández no tuvo más remedio que desistir de su idea original.

La familia de Leosdán pertenece a una rama poco conocida de los judíos sefardíes: los Bnei Anusim.

Los sefardíes son los descendientes de judíos expulsados de España en 1492 por los Reyes Católicos, un acto de suprema intolerancia religiosa y étnica que respondía al clima de dogmatismo imperante en aquel país tras la conquista de los reinos moros. Con la expulsión de los sefardíes, España perdió a sus mejores comerciantes y artesanos, una de las razones por las cuales se atrasó en la competencia económica con el resto de las potencias Europeas.

Los Bnei Anusim son descendientes de los sefardíes que decidieron abrazar la fe cristiana como recurso para no perder sus posesiones ni huir de España. Más tarde emigraron a las colonias americanas y se reintegraron a su fe original.