Acusan a un cubano de robar 29 mil panes para alimentar animales
La Jefatura del Ministerio del Interior asegura que de la panadería El Momo salieron 29 mil unidades de pan de 60 gramos, 26 mil de los cuales en el mes de abril y 3 mil en los primeros días de mayo.
Panes robados
 

Reproduce este artículo

La policía de Cienfuegos acusó a un administrador de un centro gastronómico apodado Viatén, por robarse 29 mil panes para alimentar animales de crianza, informan hoy medios locales.

El establecimiento está ubicado en el municipio de Cruces, batey Marta Abreu. El administrador aprovechó el cierre del establecimiento por la pandemia para desviar diariamente la producción de mil panes hacia la vivienda de un familiar.

La Jefatura del Ministerio del Interior en el territorio asegura que en el proceso de instrucción se determinó que de la panadería El Momo salieron con ese destino 29 mil unidades de pan de 60 gramos, 26 mil de los cuales correspondieron al mes de abril y 3 mil a los primeros días de mayo.

Según el parte de las autoridades, el ánimo de lucro del autor material de los hechos, unido a la falta de control de quienes debieron comprobar el verdadero empleo de recursos dirigidos a una unidad cerrada, provocaron en términos económicos una afectación cercana a los 7 mil pesos.

Por otra parte, en el municipio de Cienfuegos, una inspección realizada en la bodega El Caribe, ubicada en el consejo popular Punta Gorda, determinó la existencia de varias violaciones que afectaron el abastecimiento de la canasta básica a unos quince núcleos familiares en productos como arroz, azúcar y aceite.

Según información aportada por el primer teniente Ramón Medina Águila, primer oficial de Protección, se constataron numerosas deficiencias en el control interno, entre ellas, el faltante de una cuantiosa cifra de mercancías.

De igual modo resultaron evidentes violaciones en el proceso de inocuidad de los alimentos, en la limpieza y organización de los locales, así como su desprotección en días y horarios no laborables.

El referido Órgano de Protección solicitó una acción fiscalizadora a los especialistas de la propia empresa, quienes ratificaron las violaciones señaladas y cuantificaron una afectación económica superior a los 10 mil pesos.

Como resultado se aplicaron multas por el Decreto 202 al personal responsabilizado de controlar y fiscalizar de modo preventivo para que estas acciones no sucedan, y aún se realiza la investigación sobre un presunto hecho delictivo.

A juzgar por los informes de medios locales, estos hechos implican un daño real superior a lo numéricamente establecido. Algunos de los productos son en sí mismos o proceden de materias primas importadas a elevados precios en el mercado internacional. Todos constituyen alimentos de alta demanda popular que no llegaron a su destino.