El Minsap la desahució y en Miami recuperó la vida

En 2018, la Dama de Blanco Xiomara Cruz fue condenada a un año de presión. En la cárcel contrajo tuberculosis debido a negligencias médicas y, según sus médicos actuales, la complicidad de los carceleros.
Xiomara-Cruz
 

Reproduce este artículo

La Dama de Blanco Xiomara Cruz se recupera en Miami de la enfermedad que contrajo en cárceles cubanas debido a la negligencia de los médicos y los carceleros, asegura este 19 de mayo El Nuevo Herald.

“El cambio que ha dado la Dama de Blanco Xiomara Cruz ha sido increíble”, dijo el doctor cubanoamericano Alfredo Melgar al periódico, que calificó de “negligencias médicas de todo tipo” lo que sufrió en Cuba.

Cruz fue encarcelada en 2018 en la prisión de El Guatao, provincia Artemisa, y luego trasladada a un reclusorio en Ciego de Ávila tras ser condenada a un año y cuatro meses de cárcel por responder a una persona que tiraba piedras contra su casa.

En ese tiempo contrajo tuberculosis. Sus familiares y amigos acusan al régimen cubano de hacerla enfermar.

“En la cárcel de Ciego de Ávila la hicieron aspirar un éter que le provocó un daño permanente en el pulmón. Una vez en Miami tuvimos que mantenerla en terapia intensiva durante algunas semanas con respiración asistida porque vino desde Cuba en condiciones terribles”, añadió Melgar.

Cruz compartió con el diario su agradecimiento por el trato recibido en hospitales floridanos y recordó que el gobierno cubano utiliza el sistema de salud para reprimir a los opositores.

También dijo que teme por la salud de Luis Manuel Otero, el artista disidente retenido en el hospital Calixto García desde el 2 de mayo tras una semana en huelga de hambre y sed en reclamo por sus derechos violados.

“A él le están haciendo lo mismo que a mí. Seguramente están tratando de manipular su salud. En mi caso me inocularon bacterias que casi me llevan a la muerte. Ese es un régimen asesino y corrupto del cual no se puede esperar nada bueno”, agregó.

No se sabe exactamente cuál es el estado de salud de Otero luego de ser internado. Organizaciones opositoras y medios independientes permanecen a la expectativa, pues no sería la primera vez que un huelguista cubano muere mientras permanecía en instituciones de salud cubanas.

Orlando Zapata, el disidente cubano que murió tras 86 días en huelga de hambre en 2010, también recibió un tratamiento intravenoso similar en el hospital de Camagüey.