WU: Estamos trabajando arduamente para encontrar una solución

WU aseguró que los más de 400 puntos en Cuba están abiertos actualmente y hace un llamado a sus clientes a agilizar el envío de remesas
Western Union a cubanos: Estamos trabajando arduamente para encontrar una solución
 

Reproduce este artículo

La compañía de remesas Western Union publicó este viernes una carta dedicada a sus clientes cubanos, tras las recientes sanciones del gobierno estadounidense y el anuncio del régimen de la isla sobre cerrar sus puntos.

La misiva, firmada por Khalid Fellahi, presidente de Western Union Consumer Money Transfer, explica que están "trabajando arduamente por encontrar una solución".

Por ejemplo, Fellahi dijo conocer que las remesas enviadas a Cuba a menudo pagan la comida, el alquiler y otros gastos, o apoya a las microempresas.

"El gobierno de Estados Unidos cambió recientemente las regulaciones para enviar dinero a Cuba. Al mover su dinero, estamos obligados a cumplir con todas las regulaciones gubernamentales. La nueva regla, que se publicó el 27 de octubre de 2020, proporciona un período de 30 días para la implementación de las nuevas restricciones. Tienes nuestro compromiso de que estamos explorando todas las opciones posibles para seguir ayudándote a enviar tu amor y apoyo", agregó.

WU aseguró que los más de 400 puntos en Cuba están abiertos actualmente y hace un llamado a sus clientes a agilizar el envío de remesas.

"Nos tomamos muy en serio nuestro papel al enviar su dinero, su compromiso, amor y esperanza a las personas que le importan en Cuba. Es así como llevamos más de 20 años con nuestro negocio en Cuba. Tiene mi promesa personal de que nuestra principal prioridad siempre ha sido, y seguirá siendo, atender sus necesidades", concluye la empresa.

Luego de la sanción, Fincimex S. A., que recibe en la isla las remesas enviadas desde Estados Unidos, anunció que cerrarían los más de 400 establecimientos.

La entidad cubana, controlada por militares, es la única autorizada por el régimen para gestionar los envíos de dinero desde Estados Unidos y será afectada por las medidas de la administración Trump a partir del 27 de noviembre, dirigidas a eliminar las fuentes de financiamiento del régimen castrista.

Un comunicado de la empresa cubana aclaró que, para esa fecha, cerrarían los "407 puntos de pago distribuidos en todo el país" de Western Union y responsabilizó al "gobierno estadounidense (…) por la interrupción del servicio de remesas entre los dos países".

Fincimex, subsidiaria del Grupo de Administración Empresarial (GAESA), que tiene al mando el general de brigada, Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, controla más de la mitad de remesas que llegan a la isla.

Fue constituida en Panamá como una sociedad privada cubana en 1984, es subsidiaria de CIMEX y está bajo la sombrilla del Grupo de Administración de Empresas (Gaesa), controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Desde 1999, Western Union cuenta con autorización del Departamento del Tesoro para operar en Cuba, donde cuenta con más de 420 sucursales radicadas en 168 municipios del país. Aunque la compañía no reporta datos sobre el valor de sus transacciones, es el mayor operador de los 3500 millones de dólares que anualmente llegan en remesas a destinatarios radicados en la Isla.