Impiden por segunda ocasión a activista Anamely Ramos abordar vuelo a Cuba

La activista obtuvo de American Airlines una copia del documento por el cual la aerolínea se guía para impedirle abordar el vuelo, y que prueba la decisión de Cuba de no admitirla.
Foto: Facebook/Salomé García Bacallao
 

Reproduce este artículo

La activista cubana Anamely Ramos no pudo abordar este domingo su segundo vuelo programado de regreso a la isla con American Airlines ante la permanencia de la prohibición de ingreso a territorio nacional en su contra por parte del régimen cubano.

En una directa a través de su perfil de Facebook, la activista explicó que acudió al aeropuerto para abordar el vuelo que había reprogramado por indicaciones de la propia aerolínea, en tanto no existía otra forma para saber si la prohibición de ingreso seguía vigente. El gobierno cubano no había emitido ninguna declaración formal sobre su caso, sino más bien insinuado que no era responsable de que ella no pudiera regresar.

“Yo no quería renovar un show ni nada de eso. Fui porque es el único mecanismo que tengo para saber si Cuba mantiene la restricción sobre mí. Lo recalco porque no sólo estamos exponiendo una decisión injusta, que viola un derecho humano, en este caso el derecho mío a regresar, sino también porque estamos exponiendo el proceso mismo, la indefensión que está teniendo un cliente ante American Airlines y un ciudadano de Cuba ante el régimen cuando intenta regresar a su país”, afirmó Ramos.

A diferencia de la ocasión anterior, que tuvo lugar el pasado 16 de febrero, Ramos obtuvo esta vez de la aerolínea una copia del documento por el cual se guió para impedirle abordar el vuelo, que prueba la decisión de Cuba de no admitirla.

El documento es una notificación a aerolíneas sobre pasajeros inadmisibles para entrada a territorio nacional y está firmado por el teniente coronel Nelson Morera Payrol, detalló Ramos en la directa.

En su opinión, prueba que el régimen de la isla está usando a la compañía para violar un derecho humano: “No podría hacerlo sin el contubernio con la aerolínea, que se está dejando utilizar”, sentenció.

A partir de la segunda negativa a Ramos para abordar un vuelo hacia Cuba, donde tiene residencia legal, la también activista Salomé García Bacallao afirmó que queda demostrado que algunas compañías norteamericanas “están en total contubernio con la dictadura cubana a la hora de violar derechos humanos”.

El documento esgrimido por American Airlines como motivante de los impedimentos para que Ramos aborde el vuelo indica que, si ésta arribara a Cuba, la aerolínea sería responsable de retornarla.

A juicio de García Bacallao, es “algo absurdo”, porque Ramos no reside en Estados Unidos y su visado es de una sola entrada.

Toca a la comunidad cubana en Estados Unidos demostrar a las aerolíneas que "nos deben temer más a nosotros que al régimen" y que “no vamos a seguir tolerando esas arbitrariedades”, convocó García Bacallao en un post en Facebook.

“Las fronteras de Cuba no pueden estar en las puertas de ninguna aerolínea”, agregó.