Vocero castrista asegura que pluripartidismo genera "violencia capitalista"

Quiso además, negar puntos cardinales de los sistemas democráticos, ya que la 'democracia' cubana es particular, 'socialista'
Vocero castrista asegura que pluralismo político genera "violencia capitalista"
 

Reproduce este artículo

Enrique Ubieta, histórico vocero del castrismo, señaló en su último texto que uno de los pilares de la democracia, el pluralismo político, genera ahora lo que él llama "violencia capitalista".

El panfleto publicado en el periódico Granma este miércoles, centra sus críticas a una "Articulación Plebeya", que se redactó a finales de noviembre tras los sucesos de San Isidro y el Ministerio de Cultura, contando con más de 500 firmas.

En esencia, los intelectuales y demás profesionales firmantes, pedían diálogo como mecanismo para resolver los problemas de la isla, y rechazaron "cualquier acción violenta y represiva, y reivindicamos el respeto a los espacios de diálogo dentro del marco de las leyes y la Constitución".

Esto fue atacado por Ubieta, quien salió, como siempre, en defensa del régimen de La Habana.

Quiso además, negar puntos cardinales de los sistemas democráticos, ya que la 'democracia' cubana es particular, 'socialista'.

"Los conceptos que se proclaman de forma abstracta, el capitalismo los hace suyos. Sus portadores en Cuba se miran arrobados en el espejo roto de la Constitución del 40, de la República neocolonial. El pluralismo político (y el pluripartidismo, que defienden, algunos de forma sutil, otros abiertamente), es la base sobre la que se erige la violencia capitalista: dentro del sistema, todo, porque el dinero construye la hegemonía, y da gato por liebre".

Por último, Ubieta lanza una amenaza solapada, entre líneas, contra aquellos que adversan, incluso pacíficamente, al gobierno de la isla.

"En Cuba no hay ni habrá cacerías de brujas. Tampoco impunidad. Los cubanos respetamos a quienes defienden criterios discrepantes de forma honesta. No son enemigos. Dialogamos, debatimos, confrontamos. Pero décadas de enfrentamiento al imperialismo nos han enseñado a descubrir la doble moral enemiga, la piel de oveja sobre el cuerpo del lobezno. Al final, este siempre salta", escribió.