Vargas Llosa se suma a petición por la libertad de los desaparecidos tras el 11J

El Premio Nobel de Literatura añadió su firma a una carta de artistas, intelectuales y activistas que exige al presidente Miguel Díaz-Canel la liberación de cientos de personas aún están encarceladas en Cuba luego de las protestas del 11 de julio.
Vargas-Llosa
 

Reproduce este artículo

El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa se sumó este 1 de septiembre a una carta al presidente cubano Miguel Díaz-Canel que solicita la liberación de las personas que aún permanecen detenidas tras las protestas del 11 de julio.

Los artistas Ana Albertina Delgado y Javier Caso, el curador Elvis Fuentes y los escritores Francisco García González y Michell Pérez Acosta sumaron su firma a la del novelista peruano, crítico reconocido del régimen cubano y otros gobiernos comunistas.

La misiva pide también respeto a la libertad de manifestación y condena la represión desatada por las fuerzas del orden público. Entre sus peticiones está la liberación de todos los presos políticos arrestados antes de las protestas.

“Si le importa tanto el pueblo cubano como la revolución que se hizo en su nombre empiece por escucharlo, por no reprimirlo cuando hable”, explica la carta.

Los firmantes aseguran sentir “preocupación y disgusto” ante la “respuesta brutal” del gobierno contra manifestantes pacíficos, que salieron a las calles el 11 de julio y días subsiguientes en decenas de localidades del país.

En otro momento, recuerda que el gobierno pudo escuchar el reclamo del pueblo, aunque prefirió lanzar a sus simpatizantes contra los descontentos, una decisión que generó más violencia.

Desde el pasado 11 de julio no tiene sentido hablar de unión monolítica entre su gobierno y su pueblo como no tiene sentido negarles la patria a los que protestan y ofrecerles en cambio muerte, represión y silencio”.

Entre los firmantes se encuentran la artista Tania Bruguera, el músico Paquito D’Rivera, el historiador Alejandro de la Fuente, la escritora Legna Rodríguez Iglesias, la periodista Mónica Baró, el ajedrecista Lázaro Bruzón y el politólogo Armando Chaguaceda.

Las protestas comenzaron el domingo 11 de julio en San Antonio de los Baños, un pueblo ubicado en la provincia Artemisa. Según expertos, se trata del estallido social más grande en la historia del socialismo cubano.

Hasta el momento, el gobierno cubano reconoció la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio habanero Arroyo Naranjo, de quien no se dieron las causas del deceso en la nota oficial.

La ONG Cubalex, que da asesoría legal a perseguidos políticos y reprimidos por el régimen, ya suma en su listado 800 detenidos y desaparecidos.