Unificación monetaria en Cuba será antes de fin de año, según Reuters
Como parte de un paquete de reformas, previstas antes de finales de este año, el régimen unificará las dos monedas nacionales de Cuba, el CUP y el CUC, según dijeron diversas fuentes a la agencia Reuters
Anciana cubana sostiene billetes de pesos cubanos y el peso convertible
 

Reproduce este artículo

Cuba pronto devaluará el tipo de cambio uno a uno del peso con el dólar estadounidense, por primera vez desde la revolución de 1959, dijeron tres fuentes a la agencia Reuters, que solicitaron el anonimato “debido a la sensibilidad del tema”.

Como parte de las reformas, previstas antes de finales de este año, las autoridades también unificarán las dos monedas nacionales de Cuba, el CUP y el CUC, según dos fuentes cubanas y un empresario extranjero, todos con conocimiento del plan gubernamental, asegura la agencia.

Los rumores avivados por un audio que circuló por WhatsApp recientemente, sembrando la incertidumbre por la pronta muerte del CUC, al parecer no están lejos de la verdad, aunque el Banco Central de Cuba descartó que el proceso comenzara el 1 de octubre, como se creía.

Sin embargo, el CUC sí podría desaparecer antes de que culmine el año 2020. Según Reuters, el peso se mantendrá y será eliminado el convertible.

“La medida más importante va a ser cambiar el tipo de cambio oficial utilizado por las empresas estatales”, dijo a Reuters el economista Omar Everleny.

“Hay varias propuestas. Nunca será uno a uno... Es entre 10 y más”, dijo.

También se espera que el valor del peso frente al dólar canadiense, el euro y otras monedas convertibles se ajuste a la baja sobre la base de las tasas del mercado internacional.

La economía cubana es en gran parte propiedad y está dirigida por el Estado, y los tipos de cambio son establecidos por la dictadura, que se ha visto obligada a tomar la medida como parte de un paquete de reformas destinadas a respirar en una crisis económica aguda y constante, exacerbada por la pandemia de coronavirus y la ineficiencia de la economía al estilo soviético de la isla.

El régimen insinuó en julio que adoptaría las reformas monetarias y otras medidas como la flexibilización de la planificación centralizada y de las restricciones a las pequeñas empresas, algo que viene anunciando el Partido Comunista para aplacar los ánimos de cambio de la población.

Las tres fuentes consultadas por Reuters, afirmaron que habrá un aumento significativo en los salarios estatales, pensiones y precios debido a la devaluación del peso hasta en un 95%, o a alrededor de 20 pesos por dólar.

Everleny dijo que la devaluación significaba que las empresas tendrían costos mucho más altos y que los precios de productos y servicios aumentarían, lo que requeriría un aumento de los salarios y las pensiones.

Los expertos prevén que la actividad económica de Cuba disminuirá casi un 10% este año, después de estancada en 2019. Los funcionarios gubernamentales han admitido que la falta de una moneda convertible ha forzado el aplazamiento de los pagos de la deuda y los drásticos recortes en los combustibles, los alimentos y otras importaciones vitales, recuerda Reuters.

Durante años, los expertos en economía advirtieron al régimen, sin resultados, que el tipo de cambio oficial uno a uno -así como el diferente tipo de cambio del peso convertible y varias excepciones por sector- era nocivo para la economía, porque un dólar ganado se contabiliza como un peso y viceversa, lo que dificulta descifrar si una empresa es rentable.

Ahora, presionado por un previsible estallido social, el gobierno comenzó a maniobrar y permitió que el dólar circulara electrónicamente y está abriendo tiendas de dólares que ofrecen de todo tipo de productos, que no se encuentran en otros comercios al alcance de la mayoría del pueblo.

Las fuentes dijeron a Reuters que esperaban que las tiendas de dólares aumentaran al menos a corto plazo para “proporcionar estabilidad y capturar billetes verdes para importar mercancías”.

“La reforma monetaria está muy cerca. Este es el momento”, dijo Everleny, quien apoya las medidas a pesar de que advirtió que podrían ser traumáticas para la población.