Tras dos días de detención y golpiza, régimen libera a activista Jesús Sánchez Romero
Luego de tenerlo detenido por dos días y golpearlo abusivamente, la policía del régimen cubano liberó este sábado al activista de la Unpacu Jesús Sánchez Romero con lesiones leves y una contusión en el ojo izquierdo
Jesús Sánchez Romero
 

Reproduce este artículo

Luego de tenerlo detenido por dos días y golpearlo abusivamente, la policía del régimen cubano liberó este sábado al activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) Jesús Sánchez Romero con lesiones leves y una contusión en el ojo izquierdo.

Así lo informó vía Facebook su compañera de organización Ana Belkis Ferrer, según la cual Sánchez Romero estuvo “injusta y arbitrariamente detenido en la unidad policial de Jiguaní, Granma, donde fue golpeado y multado por el inventado delito de acaparamiento”.

El activista llevaba nueve litros de aceite con sus respectivos recibos, que demostraban la legalidad de la compra. Sin embargo, en medio de la cruzada del oficialismo cubano contra los revendedores y acaparadores, causantes de la escasez y el desabastecimiento para el régimen, fue detenido y acusado de acaparar.

En su detención es probable que haya influido su historial de activismo político como miembro de la Unpacu. De acuerdo con Ana Belkis, cuyo post fue compartido por el líder de la organización opositora, José Daniel Ferrer, el aceite que llevaba Sánchez Romero era “para intercambiarlo por arroz, ya que en Santiago de Cuba el poco que aparece es muy caro”.

“Jesús iba en un camión que fue parado por agentes de la policía para revisar a los pasajeros… los policías le dijeron que eso era acaparamiento y le quitaron su aceite. Ante el injusto e indignante suceso, Jesús comenzó a manifestarse pacíficamente, gritando consignas de LADRONES, ABAJO DIAZ CANEL, Abajo la dictadura, Abajo el COMUNISMO, Abajo Raúl, e inmediatamente le echaron spray pimienta en los ojos y tres de los policías comenzaron a darle patadas y piñazos, golpes que continuaron dándole en la unidad policial”, detalló la activista en su denuncia pública.

Según agregó, cuando Sánchez Romero estuvo encerrado no pudo recibir los medicamentos que toma por su padecimiento pulmonar obstructivo crónico, el cual adquirió en prisión en 2013. Su esposa se los llevó a la unidad policial, pero “los sicarios de la dictadura no se los dejaron entrar”.

“Una vez que se le bajó la hinchazón (por los golpes) lo liberaron con una multa de mil pesos. Se dirigió al médico, donde le dieron un certificado por lesiones leves y contusión en el ojo izquierdo”, expuso Ana Belkis.

Sánchez Romero es también promotor de Cuba Decide. Exprisionero político, en el mes de mayo su vivienda fue asaltada en dos ocasiones, en las que le robaron productos de higiene y mascarillas destinadas a la Unpacu y a vecinos necesitados. Bajo el presunto delito de receptación, fue detenido de manera violenta en ese entonces, al igual que en esta semana.