Sudáfrica paga casi $6 millones anuales por brigada médica cubana

Parlamentarios del país africano pidieron explicaciones al ejecutivo, debido a que no están seguros de si vale la pena gastar tanto dinero por una labor que podrían hacer los especialistas locales.
Medicos-Sudafrica
 

Reproduce este artículo

Sudáfrica ha pagado casi 6 millones de dólares al gobierno cubano por una brigada médica de 119 efectivos que colabora en el enfrentamiento de la pandemia, según reportes de la prensa local.

El Departamento de Salud tuvo que defender esta semana su decisión de contratar a los galenos cubanos ante parlamentarios opositores y reveló la cifra de gasto, 5.8 millones de USD, que equivalen a 83 millones de rand, la moneda sudafricana.

Según el ministro, Mmamoloko Kubayi-Ngubane, los galenos fueron contratados por un año, mayo de 2021 a abril de 2022.

Además, dijo que los profesionales cubanos prestan servicios especializados como epidemiólogos, bioestadísticos, especialistas en salud pública, médicos de familia e ingenieros de tecnología de la salud, y cada uno de ellos tiene más de 10 años de experiencia.

“Estas habilidades están disponibles en Sudáfrica. Sin embargo, son limitadas en número y no están distribuidas de manera equitativa en todo el país”, aseguró el funcionario, cuestionado por la oposición a su gobierno.

“La escala de la pandemia requirió una mayor demanda de tales habilidades para ser desplegadas en las nueve provincias y en algunas entidades estratégicas del Departamento de Salud nacional”, agregó.

Las explicaciones del ministro llegan en un momento en que sindicatos y parlamentarios sudafricanos cuestionan la contratación de personal extranjero para cumplir tareas que, según ellos, pueden otorgarse a nacionales.

Los sindicalistas protestan porque los especialistas cubanos quitan puestos de trabajo a los sudafricanos, mientras los parlamentarios dudan de si la capacitación del personal antillano justifica el gasto del presupuesto nacional.

El pago de la brigada cubana incluye “vuelos chárter, impuestos de aeropuerto, salarios, registro en el Consejo de Profesiones de la Salud de Sudáfrica (HPCSA), alojamiento y transporte”, indica un documento filtrado a la prensa local en abril, que causó un verdadero alboroto en los distintos componentes del sistema político sudafricano.

La inquietud pública que generó el costo de la “solidaridad” obligó a que la embajada cubana en Sudáfrica emitiese una declaración pública en la que defendió que “los médicos internacionalistas cubanos no buscan lujos o grandes pagos, como suele ser el caso de especialistas altamente calificados alrededor del mundo”.

Varias ONG han denunciado las misiones médicas cubanas ante Naciones Unidas, y otras entidades, como un ejemplo cimero de trata de personas encubierta.