San Isidro: “Una puerta que se ha abierto a un vacío sin retorno”

El joven abogado cubano Eloy Viera Cañive que ha seguido de cerca la situación del Movimiento de San Isidro deja una elocuente reflexión sobre lo que ha significado el atropello del régimen a estos muchachos
Eloy y San Isidro
 

Reproduce este artículo

El joven abogado cubano Eloy Viera Cañive que ha seguido de cerca la situación del Movimiento de San Isidro en La Habana dejó una elocuente reflexión sobre lo que ha significado el atropello del régimen a estos muchachos y de cómo se llegó por ello a un punto de no retorno.

La barbarie cometida en San Isidro nos parece ahora, por la identificación, la empatía o la mediatización, una puerta que se ha abierto a un vacío sin retorno”, empieza diciendo Viera Cañive en un post de Facebook.

“Solo quiero recordarles que esa es una puerta que el gobierno cubano abrió hace mucho tiempo y que hoy solo abre un poco más. Antes de hoy, la oposición tradicional cubana ha sido víctima en múltiples ocasiones de hechos como este y peores”, añade el abogado.

“Lo que con mucho valor los muchachos de San Isidro han logrado, es recordarnos que hemos vivido siempre en orfandad. Que nosotros y nuestros amigos, gente decente e incólume podemos también ser víctimas del apetito insaciable de un Estado que no quiere ciudadanos sino soldados lobotomizados”, continúa el también colaborador del proyecto de prensa independiente El Toque. 

“Quien después de esta noche no entienda esto, es porque nunca lo podrá entender. Porque su ética no descansa en los derechos que confieren la dignidad humana sino en su propia y egoísta percepción de la realidad”, concluyó el joven.

A la elocuente reflexión se le sumaron otras voces, que igualmente ven al Movimiento San Isidro como una voz de esperanza dentro de la isla sitiada y han visto con la última jugarreta del régimen, de lo que son capaces de hacer.

“No se puede tener esperanza de cambio con este gobierno. Incluso si la hubiera, nosotros, como pueblos, nos veríamos como la mujer sumisa a la que maltrata el marido y aun así lo defiende y hasta quiere”, escribió al respecto José Manuel Cardentey.

“La Revolución murió, se acabaron las promesas y hoy sólo quedan al descubierto un complot de corruptos. El Movimiento San Isidro le quitó la bandera al usurpador y la puso en las manos del pueblo como SOBERANOS legítimos de la República de Cuba. La dignidad y la defensa de los derechos y libertades fundamentales secuestrada por la demagogia y el adoctrinamiento ha sido el campo de batalla. Una batalla cívica masiva por el recuerdo de nuestra esencia, de decir hasta dónde y hasta cuándo serás capaz de virar la cara, hasta dónde vas a ser cómplice de los opresores de tu propio pueblo, hasta dónde seguirás acomodado en tu limitado espacio particular”, añadió otro usuario en respuesta al post del joven abogado.