Marco Rubio a la dictadura cubana: “me enorgullece que me odien”

Rubio contestó de esta manera a las declaraciones del canciller cubano Bruno Rodríguez, quien acusó a la marcha del 15N de ser "organizada desde el exterior".
Rubio-Bruno.jpg
 

Reproduce este artículo

El senador cubanoamericano Marco Rubio aseguró este 11 de noviembre que lo enorgullece el desprecio del régimen cubano en una carta enviada a varios medios de comunicación.

“Esta dictadura le sigue imponiendo un modelo económico fallido al pueblo de Cuba porque prefiere tener el poder a la prosperidad. Son unos criminales malvados e incompetentes y me enorgullece de que me odien”, asegura el representante por el Distrito 27 de Florida.

Rubio contestó de esta manera a las declaraciones del canciller cubano Bruno Rodríguez, quien la víspera acusó a los promotores de la Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre de ser la “punta de lanza” de una “agresión organizada desde el exterior”.

“No vamos a permitir que la agresión organizada desde el exterior vaya a echar a perder este momento de alegría de nuestro pueblo. Y claro está, nuestro pueblo con apego a nuestras leyes y constitución, defenderá el orden constitucional por el que votó recientemente de una manera masiva”, señaló.

De acuerdo con el canciller cubano "el eje central de esta operación organizada desde centros de poder de Estados Unidos es el de tratar de mostrar a Cuba como un estado fallido y utilizarlo como pretexto para recrudecer el bloqueo (...) El gobierno de Estados Unidos intenta provocar sufrimiento en nuestro pueblo". 

La proximidad del 15N ha provocado un aumento de los arrestos, amenazas, chantajes, sanciones de cárcel y expulsiones de centros de trabajo como señales de advertencia a ciudadanos que manifestaron públicamente su apoyo a la Marcha Cívica por el Cambio.

Archipiélago decidió adelantarla para el 15 de noviembre a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de salir a las calles demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.

El 12 de octubre el régimen declaró ilícita esta iniciativa amparada en la Constitución de 2019. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

Una semana después, la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha del 15N, organizados en el grupo contestatario Archipiélago, con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos.