Adolescente preso tras el 11J lleva 20 días sin comunicarse con su familia

La madre de Rowland Castillo, de 18 años, aseguró que no sabe nada de su hijo hace casi un mes. El joven fue trasladado en agosto a la prisión de menores Jóvenes de Occidente.
rowland-castillo-cuba-protestas
 

Reproduce este artículo

Rowland Castillo, joven cubano encarcelado por participar en las protestas del 11 de julio, lleva 20 días sin comunicarse con su familia, informó su madre, Yudinela Castro, este 11 de octubre.

“Hoy hace 20 días que no se de él ni escucho su voz”, declaró Castro en redes sociales, donde recordó también los tres meses de encierro de su hijo, tras las protestas más grandes en la historia del socialismo cubano, según los expertos.

Castro dijo que Castillo “no ha matado a nadie”, “no tiene antecedentes penales” y “tiene buen comportamiento social”; además recordó que “practica lucha libre y tiene un bebé de 1 año y medio”.

“Pido libertad. ¿Por qué tronchar sus estudios? ¿Por qué tanto tiempo encarcelado?”, agregó la cubana.

Castillo, de 18 años, cumple una sanción de prisión preventiva en una cárcel de menores, a la espera de juicio. Estudiaba en Escuela Nacional de Deportes “Manuel Fajardo” cuando se sumó a las protestas.

Su caso fue visibilizado por la campaña #MSILIbre que desarrolla el Movimiento San Isidro a favor de los presos de conciencia y sus familias en Cuba.

En su perfil de Facebook, la activista e intelectual cubana Anamely Ramos escribió que a este joven le negaron un cambio de medida cautelar y “lo han mandado a la  prisión de menores del Guatao.

Rowland se sumó a la protesta en el barrio habanero de Párraga y terminó en un enfrentamiento a piedras de los manifestantes y balas de las fuerzas represivas en la esquina de Toyo, en la Calzada de Diez de Octubre.

El joven fue arrestado apenas cuatro días después de las manifestaciones en la casa de su padre en Santos Suárez y, después de estar detenido primeramente en la estación policial de Aguilera y luego pasar más de 20 días en 100 y Aldabó, fue trasladado el 19 de agosto a la ahora prisión de menores Jóvenes de Occidente, antigua cárcel de mujeres de Manto Negro.

El Centro de Asesoría Legal Cubalex hasta la fecha ha podido verificar de manera independiente que al menos 48 personas de entre 14 y 18 años de edad fueron detenidas en todo el país durante y después de las protestas del 11 de julio.