Régimen pide a los cubanos que gasten menos en internet y más en comida
Una revista oficialista cubana pidió a la población gastar más en comida y menos en Internet
Imagen de referencia de alimentos. Foto: Internet

La revista oficialista Cuba Ahora recomendó gastar más en alimentos y menos en paquetes de Internet para conectarse a las redes sociales “llenas de fake news”, en un artículo sobre cómo alimentarse saludablemente en tiempos de pandemia.

El artículo comienza diciendo: “Algunas personas comentan de lo mal que nos estamos alimentando en época de aislamiento social obligatorio. Realmente eso no es así, es solo cuestión de organización y deseos. Se trata de reorientar el presupuesto para quienes lo tienen más ajustado para las compras”.

Luego explica que es necesario “parar en seco” el despilfarro monetario “en elevadas cuotas de conexión en las redes sociales llenas de fake news y de tiempo despilfarrado, en cigarros o en bebida alcohólicas, y en vez de adquirir mantequilla, refrescos o galletas dulces en largas colas, hacer un recorrido por los agros del país y comprar aquí o allá todo lo que es bueno para la salud”.

En cierto modo, la nota periodística reconoce la escasez que se vive en muchas regiones del país, con largas colas para poder abastecerse de alimentos básicos, como pollo, café o aceite.

Como si los refrigerados de los cubanos estuvieran siempre saturados de variados alimentos, el artículo señala que durante el confinamiento no se debe de comer por aburrimiento o ganas de hacer algo.

 

 

“Los despiadados ataques al refrigerador y otros lugares donde se suelen almacenar alimentos son, especialmente en estos días de encierro, un punto recurrente de la vida familiar. Ya sea por simple aburrimiento, ansiedad, tristeza o simples ganas de hacer algo, comer suele ser una forma de sobrellevar el tiempo de aislamiento en casa.

La nota periodística insistió en buscar alimentos en el campo.

“También hay sitios donde se puede adquirir trigo inflado o avena. Y por supuesto, el pan está muy al alcance de la mano al igual que los huevos y algún sobrante frío del pollo o frijoles negros; y la leche de vaca natural, en polvo descremada y el yogur, o el pescado del día anterior, según posibilidades, Y con esos ingredientes, combinados con imaginación, ya se tiene un nutritivo, variado y grato desayuno”, explica la publicación.