Gobierno de Maduro ordenó la ocupación de instalaciones de DirecTV tras cierre de la compañía
La chavista Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ordenó la ocupación de las instalaciones de DirecTV Venezuela
Antena de DirecTV en Venezuela. Foto: Internet

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ordenó este viernes a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) tomar posesión inmediata de las instalaciones de DirecTV Venezuela, y pidió a funcionarios de la Guardia Nacional su ocupación.

El 19 de mayo la transnacional se marchó del país, liquidó a sus empleados y le dijo adiós a sus 2,2 millones de suscriptores por no poder cumplir con las sanciones de Estados Unidos, y los requisitos del Gobierno de Nicolás Maduro para seguir operando.

La sentencia del Tribunal Supremo de Justicia N° 0064-2020 en contra de DirecTV expresa que Conatel desde este viernes “tomará posesión inmediata de todos los bienes muebles e inmuebles, oficinas comerciales, sedes administrativas, centro de operaciones y transmisiones, antenas y cualquier otro equipo o instalación destinada a la prestación del servicio por suscripción gestionado por dicha empresa”.

El Tribunal Supremo también ordenó designar una Junta Administradora ad hoc, que estará presidida por el General de Brigada de la Guardia Nacional, Jorge Eliécer Márquez, quien también es ministro de Despacho del Gobierno y presidente de Conatel.

Según el TSJ, Márquez y la junta que nombre “tendrá las más amplias facultades de administración, a fin de garantizar el inmediato restablecimiento de los servicios de televisión por suscripción y garantizar los derechos laborales de todos los trabajadores de la empresa”.

Además de facultar la expropiación de equipos de la transnacional estadounidense, el Tribunal de Venezuela también prohibió la salida del país de todos los ciudadanos que formaban parte de la junta directiva de DirecTV antes que cesara sus operaciones en el país. También pidió la congelación de sus bienes y activos financieros.

 

 

Esta decisión del Tribunal al servicio del Gobierno de Nicolás Maduro se dio en respuesta a la acción de amparo solicitada este 21 de mayo por los ciudadanos Israel Marín Martínez y William Fuentes, quienes se identifican como miembros del “Frente de Usuarios y Usuarias para la Defensa de los Derechos Comunicacionales“.

A pesar de la medida judicial, pasadas las 7:00 pm de este 22 de mayo, funcionarios de la Guardia Nacional, que habían militarizado las instalaciones de DirecTV luego de publicada la sentencia, las abandonaron. Se conoció de forma extraoficial que, al menos este viernes, no pudieron restituir el servicio.

 

DirecTV le dijo adiós a Venezuela luego de 20 años

El martes 19 de mayo los venezolanos sufrieron un golpe adicional a los recibidos en los últimos años: el gigante de las telecomunicaciones estadounidense AT&T emitió un comunicado en el que informaba que DirecTV cesaba sus operaciones en Venezuela.

AT&T indicó que “las sanciones del Gobierno de Estados Unidos a Venezuela han prohibido la transmisión de los canales de Globovisión y PDVSA, los cuales se requieren bajo la licencia de DIRECTV para proporcionar el servicio de televisión de pago en Venezuela".

El gobierno de Maduro también tuvo que ver en la decisión, pues no dio el brazo a torcer y permitir que la empresa de telecomunicaciones suprimiera estos dos canales oficialistas de su grilla de programación.

La decisión emitida por la transnacional se aplicó de inmediato. Desde las 9:00 am del martes, los usuarios del servicio de DirecTV en Venezuela vieron como las pantallas de sus televisores cambiaron a negro. Muy pocos quedaron con servicio, para este viernes 22 de mayo no hay usuario que afirme tener canales activos en sus equipos.

 

 

DirecTV Venezuela representaba el entretenimiento de millones de venezolanos. Cubría el 45,32% del mercado de televisión por suscripción del país, de acuerdo con cifras publicadas por Conatel, en el segundo trimestre de 2019.

Las otras cableras no llegan a dónde lo hacía la filial estadounidense: DirecTV estaba en los barrios más pobres, en las zonas más alejadas, y en las urbanizaciones de mayor poder adquisitivo del país.

Antes de hacer pública la decisión, los trabajadores de DirecTV fueron “madrugados” con la noticia. Extrabajadores indicaron en redes sociales cómo se enteraron. Una de ellas fue una joven que se da conocer en Twitter con el usuario de @Vicguevara13, quien la mañana del 19 de mayo colgó el mensaje: “Fue absurdo escuchar: Muchachas AT&T comunicó que DIRECTV cerró operaciones en Venezuela, el dinero de esta mañana Vicky es tu liquidación, todos estamos en shock".

Además de la liquidación a los 600 trabajadores que la empresa tenía en Venezuela, DirecTV también cerró su página web www.directv.com.ve. El servicio de call center también fue suspendido, y cerraron sus edificios, cuyas tres principales sedes, incluyendo la de transmisiones se encuentran en Caracas.

 

¿El gobierno de Maduro puede restituir por sí solo la señal de DirecTV en Venezuela?

De acuerdo con el periodista venezolano experto en telecomunicaciones, Frank Monroy Moret es “imposible” que la decisión emanada por el TSJ este 22 de mayo, el Gobierno de Nicolás Maduro le pueda restituir la señal a los 2,2 millones de suscriptores que tenía DirecTV en Venezuela.

 

 

“Tú puedes ordenar que DirecTV Venezuela re-arranque, y puedes tomar las instalaciones con la Guardia, pero en Dallas, Texas es que autorizan la subida al satélite. Por lo tanto unilateralmente no se puede arrancar el servicio”, dijo Monroy Moret en un mensaje que colgó en la red social Twitter.

Monroy también explicó que si el Gobierno venezolano intenta arrancar el servicio con otro satélite no servirían los decodificadores ni la orientación de las antenas. Según él, ese es el inconveniente que tiene la nacionalizada Cantv con su programa TV Satelital, luego que en enero de este 2020 el satélite Simón Bolívar VENESAT-1 (lanzado desde China en octubre 2008) saliera de órbita y no pudiera retransmitir los canales a los que este accedía.

Por su parte, Arnaldo Espinoza, otro periodista venezolano conocedor del tema, refirió que en esta oportunidad el Gobierno no puede operar como lo hizo en expropiaciones anteriores, donde se quedaba con todo y la empresa terminaba funcionando a medias, o dejaba de existir.

“DirecTV no es la radio, que vas y le confiscas la consola y el transmisor. O vas y mandas a un técnico y la pones a operar y la sacas al aire de nuevo. DirecTV es un carrier que no es el dueño de los canales, sino de la señal. Su función es bajar los canales y retransmitirlos a los suscriptores. Restaurar la señal implicaría que Maduro negocie con cada uno de los proveedores de contenido y esos contratos de pagan en dólares, y la junta ad hoc nombrada por el TSJ es parte del Gobierno venezolano, sancionado por el Gobierno de Estados Unidos”, explicó Espinoza.

 

 

Las conclusiones de los periodistas Monroy y Espinoza son que lo único que el Gobierno venezolano podría hacer sería poner al aire los canales del Estado y los nacionales.

Con la partida de DirecTV los venezolanos más pobres son los más afectados, pues se quedaron sin su medio para distraerse.

Este servicio de televisión satelital, tras los controles de precios impuestos del gobierno de Maduro, era el más económico en el país. El que más cancelaba era quien tenía el paquete oro, y no pagaba ni tres dólares, cuando en Latinoamérica este combo de canales tiene un precio de 50 dólares.

Muy pocos venezolanos, con salarios mínimos fijado en 800.000 bolívares (cuatro dólares según la tasa del dólar paralelo de este 22 de mayo), pueden darse el lujo de pagar servicios de entretenimiento en streaming como Netflix y Hulu.

Las otras cableras que existen en Venezuela no pueden arropar a estos suscriptores desamparados por la falta de equipos y dinero para invertir. Para muchos, la ida de DirecTV es una nueva agonía.