Régimen cubano envía casi 120 profesionales de la salud a Azerbaiyán, país en guerra con Armenia

En esa nación enfrentada con Armenia en un cruento conflicto en desarrollo, y que suma al menos 1000 militares muertos, ya estaban desplegados unos 115 integrantes de la Brigada Médica cubana “Henry Reeve”
Médicos cubanos que parten hacia Azerbaiyán, y tanques en la guerra con Armenia
 

Reproduce este artículo

Cuando se trata de búsqueda y captura de dólares, al castrismo no le importa poner en riesgo a su personal sanitario, aunque esto signifique enviarlos a una zona en guerra.

El principal periódico del Partido Comunista publicó este viernes que “una brigada de 48 médicos especialistas, 70 licenciados en diferentes ramas, 60 de ellos en Enfermería, se encuentra en Azerbaiyán para fortalecer la ayuda que Cuba presta a esa nación en el enfrentamiento a la COVID-19”.

En esa nación enfrentada con Armenia en un cruento conflicto que se desarrolla ahora mismo, y suma al menos 1000 militares muertos, ya estaban desplegados unos 115 integrantes de la Brigada Médica cubana “Henry Reeve”.

“En julio último partió de La Habana el primer grupo del contingente Henry Reeve hacia Bakú, que ahora crece con más profesionales, quienes demostrarán la vocación humanista y el sentido internacionalista en que fueron formados”, escribieron en el Granma, donde no mencionaron que tales “misiones” pertenecen a un lucrativo esquema de negocios que deja mucho para las arcas del régimen, y poco a los trabajadores explotados.

Tampoco se informó en el libelo de propaganda oficial, que están enviando a los cubanos a un país que se encuentra en una guerra de imprevisibles consecuencias.

Según el medio estatal, “brigadas de este tipo están presentes en 39 países, y en los momentos de azote de la pandemia se han creado 53 comitivas” de este tipo.

La agencia oficialista Prensa Latina informó que Azerbaiyán reporta ­58 282 contagios, de ellos 1 242 enfermos en las últimas 24 horas, con 15 fallecidos en ese lapso, para un acumulado de 768 desde marzo.

El 27 de septiembre estalló el enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán y de Armenia en la línea de contacto de la zona secesionista de conflicto Nagorno Karabaj. El choque se produjo después de que Bakú (capital de Azerbaiyán) “lanzara una contraofensiva tras asegurar haber registrado ataques del Ejército armenio contra sus posiciones”, indicaron varios medios internacionales.

Varias semanas después, la lucha está lejos de terminar luego del quiebre de un momentáneo alto al fuego. Armenia ha acusado este jueves a Azerbaiyán de atacar zonas civiles para intentar apoderarse de la ciudad de Shushi, en la disputada región de Nagorno Karabaj, considerada “clave” para el control estratégico de la región, mientras que las autoridades azeríes han condenado ataques por parte de las fuerzas armenias este viernes, informó Europa Press.

La agencia estatal de noticias armenia Armenpress reportó que las fuerzas de Azerbaiyán “han reanudado los ataques contra pueblos y ciudades al amanecer, apuntando a la población e infraestructura civil”.

“Los pueblos de Martuni y Shushi han sido objeto de intensos bombardeos azeríes”, ha acusado Armenia, lo que ha sido rechazado por Azerbaiyán.

Por su parte, el bando azerí asegura que el Ejército armenio atacó zonas residenciales en los distritos de Goranboy y Tartar, cercanos a Nagorno Karabaj.

“Las fuerzas armenias han vuelto a disparar con morteros y armas de infantería hacia las posiciones del Ejército azerí en la frontera entre Azerbaiyán y Armenia”, ha comunicado la cartera de Defensa en un comunicado emitido este viernes, en el que ha acusado a Armenia de violar el alto el fuego acordado.

La región de Nagorno Karabaj, cuya soberanía se disputan desde hace décadas Armenia y Azerbaiyán, está sufriendo una espiral bélica desde finales de septiembre. Los enfrentamientos se mantienen a pesar de que se han acordado tres altos el fuego que han sido incumplidos en cuestión de horas.

La región forma parte oficialmente del territorio de Azerbaiyán, pero tiene mayoría de población armenia y está controlada de facto por Armenia desde el final de la última guerra, en 1994, cuando sus fuerzas militares armenias se hicieron con el control de este enclave y de varios distritos azeríes colindantes.