Profecía cumplida: evacúan a familias que advirtieron derrumbe de su edificio
Ahora están viviendo en un albergue improvisado, con pésimas condiciones, sin alimentación adecuada ni higiene
Así están los baños y esa es la comida que reciben en el albergue provisional
 

Reproduce este artículo

Al menos cinco familias se mantienen albergadas desde el lunes en el comedor familiar de Cuba y Teniente Rey, Habana Vieja, luego que su edificio, no muy lejos de allí, quedara inhabitable a causa de los derrumbes.

Uno de los 11 albergados, que solicitó omitir su nombre por temor a represalias, describió a CubaNet las condiciones en que se encuentran albergados. “Nos tienen tirados, durmiendo en el piso. Llevo tres días con la misma ropa. El almuerzo lo traen a las 4:00 p.m. y la comida a las 6:00 p.m.; no tenemos lugar donde mantener el agua fría. Aquí no viene nadie, una vez al día pasa la funcionaria de albergues y no dice nada, todo es una burla”.

Ninguno sabe con certeza qué será de ellos a partir de ahora. Las autoridades han dado informes ambiguos; a veces dicen que apuntalarán la construcción y otras, que les darán casas donde vivir.

Desde que salieron de sus hogares, los damnificados tienen prohibida la entrada al edificio. Hasta el momento la puerta del inmueble está custodiada por un agente de la policía y otro del ejército.

Ninguno de los albergados sabe cómo están sus casas en estos momentos, si sobrevivieron sus pertenencias o se quedaron sin nada. Los techos tenían deterioro por hundimiento, que provocaba la acumulación de las lluvias, y en las últimas semanas cayeron precipitaciones abundantes en la capital.

La situación de estas familias se suma a la de tantísimas personas en toda la isla. El problema de la vivienda es uno de los más acuciantes; el fondo habitacional está totalmente deteriorado y el régimen no puede construir viviendas suficientes para reponer las antiguas y en mal estado.

Por ejemplo, a cientos de kilómetros de la capital, varias familias sobreviven en el antiguo Hotel Perla, de Morón, en la provincia de Ciego de Ávila. En una transmisión en la red social Facebook, la usuaria Dairis González, quien se define como defensora de derechos, compartió imágenes de 15 familias que viven bajo la amenaza de ser desalojadas del lugar.

Con más de 2278 reproducciones, el alcance de las imágenes ha logrado que personas de diferentes lugares se solidaricen y denuncien esta realidad. En el video se denuncia el modo de vida de madres que, aun teniendo hijos con discapacidades, permanecen en un sitio totalmente deteriorado y sin aspiraciones de ir a "una vivienda digna", como establece la letra constitucional cubana.

Tres madres cubanas con hijos menores de edad, desesperadas por no tener vivienda, tomaron el 16 de octubre un local vacío supuestamente de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) en Habana Vieja, para poder guarecerse, y ahora autoridades de la provincia amenazan con desalojarlas.

Un equipo de ADN Cuba se acercó a este lugar, ubicado en Acosta, entre San Ignacio y Cuba, para que las mujeres hicieran su denuncia. "Decidimos venir para acá porque nosotras vivimos en pésimas condiciones, en un edificio apuntalado, que se está derrumbando poco a poco, que se ha incendiado. Este local lleva aproximadamente cinco años cerrado y decidimos entrar", comentó una de las madres, Leslie Puerto Díaz.