Madres cubanas irrumpen en local deshabitado para proteger la vida de sus hijos
La policía ha venido a intimidarlas, amenazando con quitarles a sus hijos pequeños, si no se retiran del local
Madres sin casa toman local en La Habana amenazan con desalojarlasMadres sin casa toman local en La Habana amenazan con desalojarlas
 

Reproduce este artículo

Tres madres cubanas con hijos menores de edad, desesperadas por no tener vivienda, tomaron hace 72 horas, un local vacío supuestamente de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) en Habana Vieja, para poder guarecerse, y ahora autoridades de la provincia amenazan con desalojarlas.

Un equipo de ADN Cuba se acercó a este lugar, ubicado en Acosta, entre San Ignacio y Cuba, para que las mujeres hicieran su denuncia.

"Decidimos venir para acá porque nosotras vivimos en pésimas condiciones, en un edificio apuntalado, que se está derrumbando poco a poco, que se ha incendiado. Este local lleva aproximadamente cinco años cerrado y decidimos entrar", comentó una de las madres, Leslie Puerto Díaz.

Ella agregó que la policía ha venido a intimidarlas, amenazando con quitarles a sus hijos pequeños, si no se retiran del local.

En el sitio permanecen cuatro niños. "No tengo dinero para pagar vivienda, y como no lo tengo hay que acudir a esto", explicó Puerto Díaz.

Otra de las madres, Leyane de la Caridad Hernández Muñoz también envió un mensaje a mujeres que se encuentran en igual situación que ellas actualmente.

"Decirle a otras madres que se llenen de valor, que hay una pila de locales cerrados, y que hagan lo que tengan que hacer antes de estar lamentando la muerte de sus hijos", comentó Hernández Muñoz a la revista.

A finales de septiembre también varias familias de la Habana Vieja, en Cuba entre Luz y Acosta, acudieron a ADN Cuba para denunciar la amenaza de desalojo que les hicieron las autoridades de Vivienda de La Habana Vieja, sin darle ninguna solución real a este problema colectivo.

Aunque hay niños, una funcionaria -a quien presuntamente identifican como Karina Teresa Milán- les dijo a miembros de estas familias cubanas residentes en el edificio 662 que, si no salían ellos solos, vendría la Seguridad del Estado a sacarlos y por lo pronto les retirarían el servicio eléctrico.

En el video tomado por el colaborador, se ven escaleras destruidas, tendederas de objetos, hierros medio sueltos y escombros. Un señor sentado junto a una de las escaleras, rodeado de palos que intentan apuntalar los techos.

Los residentes en este predio llevan entre 8 y 50 años. "Hemos hecho vida aquí y ahora quieren venir a sacarnos", comentó una de las madres.