Prisoners Defenders: Panamá acepta formalmente la Trata de Personas
Ante las declaraciones de un asesor del Ministerio de Salud de Panamá sobre el apoyo al régimen cubano y sus manejos con el pago a los médicos de la isla en misiones, Prisoners Defenders afirmó sobre ese gobierno: “acepta formalmente la Trata de Personas por motivos ideológicos”
 

Reproduce este artículo

Francisco Sánchez Cárdenas, asesor del Ministerio de Salud de Panamá, aseguró en una entrevista con el medio La Estrella, que no le importa cuánto pague el régimen cubano a los médicos que envía de misiones.

En la conversación sostenida con el periódico, el funcionario panameño dijo que "El Gobierno cubano verá cómo se arregla con sus médicos, nosotros queremos que nos solucionen", sobre un reciente acuerdo que firmaron ambos países para enviar galenos allí.

Prisoners Defenders (PD) criticó las declaraciones del funcionario panameño. En la cuenta en Twitter de la ONG, se señaló que el “asesor de MINSA del Nito Cortizo [presidente de Panamá] confirma a la periodista Adela Saltiel:

a) No pagan a médicos Cuba sino a su Gobierno

b) No interesa el trato a esos médicos

c) Es una INDUSTRIA de Cuba (lucro)

d) dejémonos de legalismos, dice, olvidando los derechos que protegen dichos "legalismos".

“Se deduce por tanto, que Panamá acepta formalmente la Trata de Personas por motivos ideológicos. Resulta intolerable”, concluyó PD, una organización benéfica sin ánimo de lucro que combate la represión política y democrática en el mundo.

El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco (@JMVivancoHRW) también se dirigió a Nito Cortizo, tras los comentarios de Sánchez Cárdenas.

 “Su gobierno no puede desentenderse de los DDHH de los médicos cubanos. Ese no es solo un problema de Cuba, como sugiere aquí su asesor. Su gobierno tiene la obligación de garantizar los DDHH de quienes se encuentren en territorio panameño”, subrayó Miguel Vivanco.

 

El pasado 28 de diciembre, el director de HRW para las Américas hab+ia pedido a Panamá garantizar que Cuba "no viole los derechos" de los médicos cubanos contratados para fortalecer la lucha contra la Covid-19 en el país centroamericano.

HWR recordó que un informe de esta ONG de julio pasado da cuenta de que "el gobierno cubano impone normas draconianas a los médicos en misiones sanitarias que vulneran sus derechos fundamentales", y que en 2019 la ONU dijo que este personal sanitario podría ser víctima de "trabajo forzoso".

HRW recalcó además que en noviembre de 2019, las Relatoras Especiales de la ONU sobre las formas contemporáneas de la esclavitud analizaron el asunto e "indicaron que habían recibido información, incluso de primera mano, sobre condiciones laborales que "podrían elevarse a trabajo forzoso".

"Los gobiernos que solicitan asistencia de trabajadores de la salud cubanos para responder a la pandemia de Covid-19 deben exigir a las autoridades cubanas que reformen las leyes y reglamentos aplicables que vulneran, entre otros, los derechos a la privacidad, la libertad, la libertad de expresión y asociación, y el libre movimiento", dijo la ONG global en su informe.

 

Global Liberty Alliance (GLA), organización que defiende los derechos y libertades fundamentales de las personas en todo el mundo, también emitió una carta dirigida a Juan De Dianous, Embajador de la República de Panamá ante los Estados Unidos, en la cual expone las violaciones a las que son sometidos los médicos cubanos, a propósito de la reciente contratación de personal de salud de la isla por el gobierno de este país.

En la misiva, a la que tuvo acceso ADN Cuba, se señala: “Según las noticias y las cuentas de las redes sociales del gobierno cubano, Panamá ha aceptado que los trabajadores médicos cubanos presuntamente ayuden con la pandemia de COVID-19. El gobierno panameño debe ser consciente de que los trabajadores médicos cubanos -hombres y mujeres comprometidos con el servicio público- son explotados por el Partido Comunista de Cuba, y los gobiernos o entidades que se benefician de sus servicios podrían ser cómplices del tráfico de estos trabajadores. Es ilegal traficar y utilizar mano de obra esclava, trabajo forzado o mano de obra explotada”.

Diez brigadas médicas cubanas arribaron a Panamá para colaborar en la lucha contra la COVID-19. El anuncio de la contratación de personal sanitario extranjero ha generado una fuerte polémica en esa nación que atraviesa un momento crítico por la propagación de la pandemia.

El régimen cubano envío esta vez un contingente integrado por 231 especialistas que fueron recibidos en la terminal área de Tocumen en la capital de ese país, según informó la agencia estatal Prensa Latina.