Prensa del régimen cubano critica que FMI no diera millones a Maduro

Un agente de la Seguridad del Estado llamó a la institución “instrumento del mismísimo demonio”
Nicolás Maduro
 

Reproduce este artículo


Un agente de la Seguridad del Estado llamó a la institución “instrumento del mismísimo demonio”

Un artículo del diario oficial Granma, vocero del Partido Comunista de Cuba (único), criticó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) no diera los 5 mil millones que Nicolás Maduro pidió el 17 de marzo a la entidad internacional, supuestamente para utilizarlos en combatir el coronavirus.

En octubre del 2019 Maduro había dicho que la institución solo cuidaba los intereses de los poderosos "y quiere sacar de los bolsillos de los pueblos el dinero para pagarle a los bancos internacionales. El FMI es el principal instrumento del demonio en el mundo; es el principal instrumento para imponer el modelo económico de explotación neocolonial de los pueblos del Sur”.

Ahora cambió su discurso: “Acudimos a su honorable organismo para solicitarles su evaluación, respecto a la posibilidad de otorgarle a Venezuela una facilidad de financiamiento por 5 mil millones de dólares del fondo de emergencia del Instrumento de Financiamiento Rápido, recursos que contribuirán significativamente a robustecer nuestros sistemas de detección y respuesta", señaló el comunicado firmado por Maduro y enviado esta semana.

El régimen de Caracas, que en otro momento no ha dudado en profundizar la tensión con el FMI, lo llamó “honorable organismo”, pero la dirección del Fondo no cedió y un portavoz dijo que no estaban “en condiciones de considerar esta solicitud”, porque “no hay claridad” sobre el reconocimiento internacional del gobierno de Maduro.

El paño de lágrimas del periódico Granma no se hizo esperar y llegó como un escueto texto. El firmante es Raúl Antonio Capote, un agente de la Seguridad del Estado (policía política) que desde que se conoció públicamente su identidad se ha dedicado a escribir libelos de propaganda contra todo lo que considere hostil al régimen cubano.

Capote saca de contexto los hechos y pregunta por qué a la Argentina que estuvo presidida por Mauricio Macri le otorgaron un préstamo hace dos años y ahora “a la Venezuela revolucionaria no”.

El agente de la Seguridad atribuye a “una férrea guerra económica urdida por Estados Unidos” toda la responsabilidad de la crisis social, económica y política en que el régimen actual tiene sumida a Venezuela. Según el espía devenido agitador político, no tiene culpa Nicolás Maduro y su administración, si no toda corresponde a la administración Trump que “somete a carencias y sufrimientos inauditos” al pueblo venezolano, y afirma que el préstamo “estaba destinado a salvar vidas, a enfrentar la pandemia”.

El artículo no se corta de llamar “proyanqui” al expresidente elegido democráticamente Mauricio Macri, en Argentina, quién sin mayores problemas entregó el mando argentino a la dupla peronista de Alberto Fernández y Cristina Fernández, elegida a finales del año anterior.

La caricia de la Seguridad del Estado a Maduro, en el diario oficial de Cuba, llegó al punto de llamar también “instrumento del mismísimo demonio” al FMI, y esgrimir que este no está concebido para brindar ayuda desinteresada, es una herramienta de colonización, de dominio imperial.

Por su parte, la presidenta del FMI, Kristalina Gueorguieva, dijo recientemente que cerca de 20 países habían contactado al prestamista global por interés en sus programas de financiamiento y que el Fondo haría seguimiento de esas solicitudes en los próximos días, una lista en la que no está Venezuela, y por lo que se ve Cuba no estará tampoco en largo tiempo.